3 barreras mentales que lastran tu productividad diaria

Ya sea emprendiendo o trabajando por cuenta ajena, sucede en mucha ocasiones que por mucho que te exiges al máximo, por mucho que te esfuerzas por cumplir objetivos y por complacer a cuantos te rodean, al terminar la jornada tienes la sensación de no haber hecho lo suficiente y llegas a casa agotado e insatisfecho.

¿Vives con estrés porque no eres capaz de llegar a todo? 

¿Sientes que el tiempo no te cunde y pospones constantemente tareas para el día siguiente?

¡A mí me pasó durante años en mi trabajo! 

Por eso hoy quiero compartir contigo varias trampas mentales que nos afectan a todos y que están afectando a tu rendimiento y a tu forma de organizar tu trabajo y tu vida personal. 

Tu relación con el tiempo y las barreras mentales

La sensación de escasez de tiempo es una de las principales fuentes de conflictos emocionales que encontramos en las empresas, en las relaciones y en cualquier negocio o proyecto.

Por eso, las dos primeras barreras mentales de las que quiero hablarte hoy están relacionadas con el tiempo:

  1. “No llego a todo”

Es muy probable que no seas consciente de la cantidad de distracciones que te impiden mantenerte enfocado y sacar el máximo provecho del tiempo presente: las interrupciones, las tareas pendientes, una llamada, un cliente que se queja, ese recado que me ha pedido mi pareja que deje solucionado en el día de hoy… 

Todas esas preocupaciones son una trampa mental y suponen el mayor desgaste de energía que tienes en tu día a día.

La única manera para controlar el tiempo del que dispones y alcanzar los objetivos que deseas, es aprender a estar presente. Sólo realizando cada tarea de forma consciente, alineando tu cuerpo y tus pensamientos con el instante presente y sabiendo dónde poner el foco, conseguirás la productividad deseada y que el trabajo fluya.

“No tienes que llegar a todo, tienes que ser consciente de a qué quieres llegar.”

Si quieres entrenar tu mente para vivir en el momento presente y conseguir mejorar tus resultados diarios, te será de ayuda plantearte la siguiente pregunta: si solo tienes este instante, el aquí y ahora, ¿cuál es la mejor acción, la más enfocada, que puedes realizar ahora y que te dirige a los objetivos que te has planteado.

  1. “No tengo tiempo”

Esta es una de las mayores trampas mentales con respecto al tiempo y a nuestra productividad. 

El tiempo no falta, el tiempo es el que es y siempre está disponible. Lo que te hace sentir que el tiempo pasa más despacio o más deprisa es tu estado y la gestión que haces de ti mismo y de tu energía.

¿Eres de las personas que dicen “no tengo tiempo para ir al gimnasio”? 

En realidad lo que sucede no es que no tengas tiempo, sino que has decidido que vas a hacer otra cosa y has puesto tu energía en otra tarea y en otro lugar. 

Siempre se tiene tiempo, sólo es cuestión de regresar a tu momento presente y decidir desde el aquí y el ahora hacia dónde vas a dirigir tu energía, dónde vas a poner tu atención. Y en eso en lo que decidas poner el foco, realizar la tarea.

“Para ser productivos tenemos que ser conscientes del estado de ánimo desde el que trabajamos en cada momento.”

Es muy importante no realizar las tareas desde estados como el estrés o el agotamiento, o en los que te estés diciendo mentalmente “no tengo tiempo” o “esto que estoy haciendo es una basura y no me gusta”. 

Porque ese diálogo interno no sólo hace que no disfrutes ni de tu tiempo ni de tus tareas diarias, sino que te está impidiendo estar en coherencia contigo mismo y ser productivo.

Resistencia al cambio 

  1. “Esto siempre ha sido así”

Si tu respuesta hacia cualquier sugerencia de cambio en tus hábitos de trabajo siempre es esta, ¿te has planteado qué sucede en tu mente?

Automáticamente se cierra una gran puerta en tu cabeza. Tu cerebro se queda con esa idea y no va a buscar ninguna solución novedosa ni va a ponerse en modo creativo.

Siempre que te digas a ti mismo “esto siempre ha sido así”, o frases como “esto ya lo sé” o “ya lo he intentado mil veces”, párate a reflexionar y descubrirás que en realidad lo que estás haciendo es poner excusas para no hacer un cambio.  

¿Eres de las personas que lo primero que hace al llegar al trabajo es contestar emails?

Si empiezas el día respondiendo a los demás, reaccionando a estímulos y peticiones que vienen desde fuera, en lugar de estar creando tu día de forma proactiva te estás situando en una posición reactiva.  

Sin embargo, si quieres empezar tu día con foco, lo primero que tienes que hacer es una reflexión sobre cuáles son las tres tareas claves que quieres sacar hoy, sí o sí. Haz la prueba y descubrirás que empezarás la jornada con mayor claridad, ¡y que no pasa nada por contestar tus emails más adelante!

Productividad consciente: tiempo suficiente para vivir la vida como tú quieres

¿Sientes que estás lejos del estilo de vida que siempre habías querido tener?

Mereces conocer todas las trampas mentales que te impiden ser productivo y aprender a vivir y a gestionar tu tiempo de una manera diferente, de una manera totalmente consciente.

“Es habitual centrarse en tratar de cambiar las cosas que suceden fuera cuando, en realidad, para ser más productivo lo que tienes que cambiar es tu mentalidad.”

Necesitas desapegarte de la necesidad de hacer y hacer sin parar, de conseguir, de perseguir objetivos. Porque la productividad no consiste sólo en eso, la productividad consciente consiste en aumentar tus resultados sin renunciar a ti, sin sacrificar tus valores y tu esencia. 

La productividad consciente implica escucharte y observarte para darte cuenta de qué tipo de vida quieres llevar y qué tipo de relaciones quieres tener, tanto en el trabajo como con tus familiares y amigos, porque todo es productividad. La productividad laboral es importante, pero también lo es la personal.  

La productividad consciente empieza en el ser, en escucharse a uno mismo.

Para vivir una vida plena es esencial desarrollar la productividad personal. Si tienes dificultades para enfocarte, gestionar tu tiempo y conciliar tu vida laboral y personal, te invito a leer este artículo en que puedes aprender más sobre productividad consciente. 

Autora: Beatriz Blasco

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Ingeniera, Coach ejecutiva y personal. Experta en productividad personal, desarrollo de liderazgo y comunicación. Me apasiona acompañar a las personas en el proceso de descubrimiento personal y potenciar sus talentos. Curiosa, inquieta y creativa. Una exploradora nata.

2 comentarios

  1. Muy bueno el artículo, y la charla asociada y publicada en Facebook. Me aclaran como nos autosaboteamos al no estar plenamente conscientes de nuestros valores y de lo que queremos conseguir, anteponiendo a lo principal, otras cosas menos importantes, muchas gracias por sus buenos artículos

    1. Gracias Nerio por pasarte y comentar. Nos alegra que tanto el vídeo como el resumen en el artículo te haya hecho darte cuenta de los conflictos internos a los que a veces estamos sometidos porque simplemente no nos hemos parado a escucharnos y poner consciencia sobre los valores y principios que están alineados con nuestra esencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *