No es lo mismo vivir que sobrevivir

No es lo mismo vivir que sobrevivir

¡Toma ya, qué cierto!

Leía esta frase el otro día en una entrevista que le hicieron a Agustín Grau en el blog de Maria Mikhailova.

¿Conoces a alguien que sobreviva en lugar de vivir? A mí la primera imagen que me vino fue la de muchos responsables de las empresas de nuestro país.

Se me cayó, como suele decirse, el alma al suelo.

¿Cómo se pueden reinventar las organizaciones empresariales cuándo las personas que trabajan todos los días allí sobreviven y no experimentan éxito interior? (Personas apegadas a sus cargos sufriendo estrés en un estado permanente de bloqueo, ataque o huida.

No hay nuevas ideas. Sólo formas de pensar cristalizadas, caducas y alejadas de la solución.

Puedo equivocarme, pero creo que todavía hay muchas empresas en las que en los mandos directivos confunden seriedad y responsabilidad.

Sonreír y vivir con una energía constructiva que cambia problemas por retos no es falta de responsabilidad. Es una nueva visión sobre el trabajo y la vida.

[Tweet “La responsabilidad no está reñida con la alegría. @beatrizblasco “]

Pilar Jericó dice que el miedo al cambio, que es biológico, encierra otros miedos: no llegar a final de mes, ser rechazado, fracaso y perder poder o influencia.

Si eres una persona con un cargo directivo a la que le cuesta sonreír cada mañana, agradecer las pequeñas cosas buenas que cada día ocurren y te cuesta ser generoso para ayudar a los demás a desarrollar su talento, me gustaría que leyeras estos cinco puntos para elegir vivir en lugar de sobrevivir.

Ante de continuar aclaro, para mí, éxito interior es sentirme feliz y satisfecha con lo que soy, hago y tengo. Agradecer y ser generosa con los demás. ¿Para ti qué es el éxito interior?

Descubre algunas claves para vivir plenamente en el trabajo

  1. Reconoce que tienes miedo, acéptalo y libéralo

Todos tenemos miedo, en mayor o menor medida, consciente o inconscientemente.

Reflexiona, ¿sientes miedo a perder el empleo, miedo a ser rechazado, miedo a que piensen que no eres lo suficientemente bueno, miedo a que los demás puedan ver tu vulnerabilidad…?

El miedo si conectas con él, lo reconoces y lo aceptas te da la posibilidad de aprender acerca de ti para mejorarte.

[Tweet “Tus miedos esconden tu luz, al líder que llevas dentro. @beatrizblasco”]

Se humilde y, como ser humano que eres, acepta ya tus miedos para desafiarlos, transformarlos y usarlos de guía.

¿Qué no sientes miedo?

Eso mismo pensaba yo, y desde que viajo a mi interior resulta que me he dado cuenta de que si tengo miedos, algunos son profundos.

También te diré que reconocerlos y liberarlos me ha hecho sentirme mucho mejor, más fuerte y libre.

Soy otra desde que mis miedos se han transformado en mis guías y confianza. Si algo me da un miedo terrible, se que estoy en el camino correcto. Que estoy ampliando mi zona de confort.

  1. Dentro de ti hay un gran líder

Es posible que te sientas solo e incomprendido en muchos momentos de tu día a día.

Pensar que no puedas cobrar al final de mes tu sueldo o que no te reconozcan te produce una horrible sensación, te asusta. Tal vez, ni siquiera te permitas barajar estás posibilidades.

Así que sigues soportando una situación complicada, difícil y dolorosa para ti.

Me encantaría que descubrieras tus talentos, tu energía y tu poder para cambiar aquello que hay en tu vida y no te gusta. Coge las riendas de tu vida. Confía.

No temas. Parece complicado, y no es fácil la verdad, pero te aseguro que puedes si quieres añadir a tu vida la creatividad que necesitas para reinventarte más allá del miedo de no llegar a final de mes.

Te invito a leer este post para profundizar en esta idea.

  1. No hay nadie igual a ti en el mundo entero

Si no despertamos pasamos casi toda nuestra vida queriendo ser aceptados aquí, allí…

Desde que nacemos buscamos sentir que pertenecemos.

Nadie nos ha contado que por el simple hecho de haber nacido ya tenemos nuestro lugar. Que lo merecemos.

Un bebé no se cuestiona si tiene su lugar o no, esta grabado en su ADN que él es único, importante y valioso.

Luego lo olvidamos.

¿Qué te pasaría si volvieras a conectar con tu unicidad y tu propio valor por el natural hecho de Ser? ¿Cómo te sentirías si tratases así al resto de las personas de tu equipo o tu empresa?

Ser más allá de lo que tienes, sabes o haces. Tú ya eres.

  1. No hay fracaso hay aprendizaje

Vamos que cuando eras pequeño todos sabemos que te caíste unas cuantas veces hasta aprendiste andar. Y no fue un fracaso.

Todos sabemos que te confundías al hablar, no pronunciabas bien y aprendiste a leer poco a poco. Y no fue un fracaso, eran aprendizajes.

Así con muchas otras cosas. No hay fracaso, hay aprendizajes.

Hay rutas, tal vez inesperadas, para llegar a donde quieres.

Una vez en curso de mentoring me dijeron: borra la palabra fracaso, y si quieres seguir teniéndola en tu vocabulario, recuerda que fracaso es quedarte quieta aun cuando donde estás no quieres estar.

Así que se valiente, confía en ti, conecta con tu entusiasmo que nunca es tarde y compártelo con el mundo.

  1. Solo hay un poder, está en ti y es para ti

Si lo se. Tu posición, las personas con las que te relacionas, tu influencia… te hacen sentirte importante.

Pero sabes qué, no es un poder real. Es ficticio, dura mientras dura tu cargo o tu posición. Un día se acabará, y entonces qué.

He conocido a más de un amigo sentirse abatido al perder su puesto directivo o su cargo político después de más de veinte años.

El verdadero poder, tu verdadera influencia esta en ti. Ese el poder que te permite marcar una diferencia en el mundo como decía Steve Jobs.

Tu poder esta en vivir con entusiasmo. Y tu entusiasmo puede contagiar a los demás, esa es la influencia que buscamos.

Para eso se te da el poder, para que cuando dejes esta vida, la dejes más enriquecida con tu paso por aquí.

Una vez sientes que puedes marcar una diferencia positiva en el mundo, querrás dejar tu propia huella, esa que emerge desde el corazón.

Nunca es tarde

No importa en que momento de tu vida te encuentras, siempre estás a tiempo de marcar la diferencia.

Steve Jobs cuando se dio cuenta de esto no paro hasta conseguirlo. Dijo abraza la vida, mejórala.

¿Qué mejora quieres ver en el mundo? ¿Para quién? Tienes una gran sabiduría y no nos la podemos perder.

En mi opinión, por lo que he leído y he oído, a Steve Job tal vez le falto algo de la que siempre hablo: equilibrio.

Sin embargo, conocer su historia puede inspirarte. Como un sueño puede cambiar el mundo.

Te dejo este video de 25’, que seguro te inspira.

Como dice Mónica Fusté en su libro: ¡Despierta! ¿Vives o sobrevives?: hoy en día, es imprescindible actualizar el sistema de creencias con conceptos más auténticos para alcanzar el equilibrio interior.

Si te ha gustado lo que te he contado y crees que es interesante que lo lean más personas me encantará que lo compartas, comentes y me ayudes a expandir mi misión.

Un fuerte abrazo,

 

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Mentora de negocios conscientes y con alma. Creadora del método Productividad Consciente. Ayudo a emprendedores y profesionales a elevar su productividad y su negocio para que generen riqueza, vivan una vida con impacto y alineada con su esencia. Todo ello a través del cambio de mentalidad y la aplicación de estrategias prácticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *