Mentalidad productiva para alcanzar resultados sin sufrir

Mentalidad productiva: sí, es para ti  y notarás el cambio

Vas conduciendo por la carretera. Paisajes bonitos, buena música de fondo. El destino que te espera no puede ser más emocionante.

Pero de pronto… Oh, no. El GPS, siempre tan oportuno, se ha perdido. Te encuentras en medio de la nada sin saber hacia dónde seguir. Desconcierto. Mala leche. Frustración.

No entiendes cómo puede haber ocurrido, si antes de partir programaste el aparato con la dirección correcta de destino.

Lo que ocurre es que, a pesar de saber a dónde se dirige, el GPS ha dejado de saber dónde está. Ya sea porque ha perdido las coordenadas o porque ha aparecido algún imprevisto en el camino (una carretera cortada, obras, un atasco…), el aparato se ha perdido.

Y como no sabe dónde está, no puede trazar la ruta.

Te ha pasado algo similar, ¿verdad?

Y no solo en carretera. Seguro que te ha pasado algo similar en algún momento de tu vida.

De pronto te encuentras perdido. No sabes por dónde tirar. Te habías obsesionado tanto con la meta que has dejado de prestar atención a dos circunstancias esenciales:

  • Dónde estás. Desde dónde partes
  • Qué dirección o ruta quieres seguir para llegar a tu destino

mentalidad-productivaTu GPS interno ha perdido las coordenadas y te encuentras desesperado en medio de la nada. Y ahora, ¿por dónde co
ntinúas?

Me atrevo a aventurar que no sueles dedicar el tiempo necesario a saber dónde estás. Normal que no puedas trazar la ruta y reenfocar tu camino.

 

¿Dónde entra el juego la mentalidad productiva?

La mentalidad productiva es una forma de pensar que se aprende. Esta nueva mentalidad te reorienta hacia tu objetivo con efectividad, con fluidez y permitiéndote además disfrutar del proceso.

La mentalidad productiva acude a tu rescate en mitad de la nada, analiza la situación, recalcula la ruta y te toma de la mano hasta que alcanzas tu destino.

Una vez que la aprendes, es una poderosa herramienta que te sirve para el resto de tu vida.

Cuando aprendes, desarrollas e interiorizas la mentalidad productiva:

  • Alcanzas resultados sin estrés y disfrutando del proceso de conseguirlos.
  • Te sientes impulsado por una profunda motivación, fruto de conectar tus metas con tus propósitos vitales.
  • Pasas a poner en práctica en tu día a día la productividad personal consciente, es decir, la acción enfocada y fluida para lograr resultados.

Cuando aprendes la mentalidad productiva, tu camino se vuelve de pronto claro, motivador y disfrutable. Empiezas a alcanzar tus logros sin estrés y tu vida da un vuelco para adquirir un profundo sentido.

¿No es genial?

Para un segundo e imagina cómo será tu vida después de haber aprendido esta mentalidad tan valiosa. ¿Cambiarían muchas cosas? ¿Cambiaría tu estado? ¿Te sentirías mejor contigo y con tu vida?

Los 3 pilares de la mentalidad productiva

Ahora vas a aprender en qué 3 pilares se basa la mentalidad productiva. Es decir, qué 3 aspectos necesitas trabajar para dominarla.

Estos pilares son:

  1. El autoconocimiento
  2. Los hábitos
  3. Un sistema de productividad

Vamos a verlos uno por uno.

1. El autoconocimiento

Antes de que empieces a pensar: “¿en serio?, ¿otra vez con el temita del autoconocimiento?”, déjame decirte algo:

Si no conoces tus obstáculos, tus límites y tus conflictos internos, ¿cómo vas a trabajarlos y a superarlos?

Conocerte bien te hace consciente. Y la única manera en que podemos cambiar las cosas es haciéndonos conscientes de ellas en primer lugar.

¿Cómo vas a mejorar algo que ni siquiera sabes que existe?

Y ¿cómo vas a potenciar tus fortalezas si no eres consciente de ellas?

Cuando el pronaos del Templo de Apolo en Delfos lo decía, estaba insistiendo en una gran verdad: “Conócete a ti mismo”.

Hacerte consciente de tus creencias limitantes así como de tus fortalezas es ese primer paso por el que le recuerdas a tu GPS interno de dónde partes, dónde estás.

Todos tenemos creencias limitantes que nos impiden desarrollar determinados proyectos. El autoconocimiento es la oportunidad para darles una vuelta, abrir tu mente y expandir tus límites.

Recuerda que tus límites son como el horizonte: cuanto más te acercas a ellos, más se alejan.

¿Consideras que explorar tus límites y tus fortalezas es una tarea que merece la pena y que traerá cambios positivos a tu vida? ¿Cuáles podrían ser esos cambios? Imagina.

 2. Los hábitos

Aristóteles decía: “Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia entonces no es un acto: es un hábito”

¿Estás de acuerdo?

El 2º pilar de la mentalidad productiva son los hábitos diarios. Los hábitos no son un fin en sí mismo, son el proceso que te conduce a materializar tus objetivos.

Tu camino hacia tus metas requiere que dispongas de una gran cantidad de energía para estar continuamente en movimiento, aprendiendo y practicando lo aprendido. Cargarte cada día de energía es un hábito.

Ejemplos de hábitos para cargarte de energía son:

  • Leer
  • Escribir
  • Aprender
  • Escucharte
  • Planificar
  • Hacer ejercicio
  • Llamar a las personas que te importan

Los hábitos no son simples rutinas ni meras acciones automatizadas en tu cerebro. Los hábitos son parte de la mentalidad. Se sustentan en tus creencias y valores y están profundamente conectados con el tipo de persona que quieres ser.

Una clave para añadir nuevos hábitos a tu vida es preguntarte “¿Qué tipo de persona quiero ser?”. Para introducir nuevos hábitos es esencial conectarlos con tu identidad, con quién eres tú.

¿Qué tipo de persona quieres ser?

3. Un sistema de productividad

Si sueles visitar mi blog o mi canal de Youtube sabrás que siempre insisto en esto:

Nuestro cerebro no es un buen gestor.

Al contrario de lo que te pueda parecer, tu cerebro no está diseñado para acordarse de tareas, acciones, llamadas, reuniones…

¿Te pasa que sueles sentir tu mente dispersa, caótica y olvidadiza? Cuando no viertes fuera de ti tus objetivos, tus deseos y tus tareas, estos se mezclan en tu cabeza provocando esa sensación de dispersión y trayéndote recordatorios espontáneos en los momentos menos oportunos.

Un sistema de productividad es una herramienta que te permite sacar fuera de ti toda esa información a recordar y mantenerla organizada y bajo control.

Así tu cerebro está despejado y fresco para dedicarse a lo suyo, que es crear y ejecutar.

En mi caso, utilizo el llamado Sistema GTD. Existen otros sistemas como el Método ZTD o el bullet journal, quizá te suenan.

Lo más importante para que tu sistema de productividad escogido funcione es:

  • Que te permita tener recogidos en un soporte externo (fuera de tu cabeza) y de forma organizada proyectos, ideas, acciones…
  • Que sea fácil organizar y encontrar la información.
  • Que lo revises mínimo una vez por semana para calibrar tu GPS: saber dónde estás, conocer tus progresos y recalcular la ruta en caso necesario.

¿Dispones de un sistema de productividad? Aquí te cuento cómo me organizo.

En conclusión

[Tweet “La mentalidad productiva no es algo que nos viene de serie. La mentalidad productiva se aprende.”]

Para alcanzarla, has de trabajar y desarrollar estos 3 pilares: el autoconocimiento, los hábitos y el sistema de productividad.

Una vez has desarrollado esta mentalidad, comprobarás cómo haces realidad tus proyectos sin estrés, sin rigidez ni frustración. Notarás un cambio cualitativo muy significativo en el camino hacia tus metas.

Además adquirirás flexibilidad, movimiento y dinamismo para adaptarte a las circunstancias según vayan sucediendo.

Si quieres, voy a ayudarte a desarrollar tu mentalidad productiva

Creo tanto en el poder de la mentalidad productiva que he diseñado todo un programa para ayudarte a desarrollarla.

Este programa está basado en mi propia experiencia y en la información y los conocimientos que he ido adquiriendo en diversas formaciones con grandes maestros.

  • ¿Sientes que ha llegado el momento de concederte la oportunidad de reenfocar tu camino?
  • ¿No quieres posponer más la deseada claridad hacia tus metas y hacia tu propósito vital?
  • ¿Estás decidido a pasar a la acción e ir a por todas hacia lo que te hace vibrar?

Entonces te gustará saber que puedo acompañarte y facilitarte el aprendizaje de esta mentalidad que, una vez adquirida, te acompañará durante toda tu vida.

Si quieres estar informado de la próxima apertura de este programa únete a la lista de espera en este enlace.

Disfrutarás del proceso mientras aprendes algo súper valioso. Y, lo más importante, comprobarás en tu vida los cambios.

¡Prometido!

Si te ha gustado comparte en las redes sociales.

Un abrazo,

Beatriz

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Mentora de negocios conscientes y con alma. Creadora del método Productividad Consciente. Ayudo a emprendedores y profesionales a elevar su productividad y su negocio para que generen riqueza, vivan una vida con impacto y alineada con su esencia. Todo ello a través del cambio de mentalidad y la aplicación de estrategias prácticas.

2 comentarios

  1. Hola Beatriz.

    Interesante artículo. Me gustado el enfoque que le has dado.

    Acabo de añadir una nueva frase a mi recopilatorio personal: “Los hábitos no son simples rutinas ni meras acciones automatizadas en tu cerebro. Los hábitos son parte de la mentalidad. Se sustentan en tus creencias y valores y están profundamente conectados con el tipo de persona que quieres ser”.

    Muchas gracias y todo lo mejor para Desarrolla tu Mentalidad Productiva.

    1. Hola Carlos, muchas gracias por comentar y pasarte por el blog.
      Me alegro que te haya gustado ese resumen sobre los hábitos.
      Los hábitos son una parte fundamental de la productividad. Saber cómo desarrollarlos en base a nuestro funcionamiento ayuda a que sea más fácil y efectivo añadirlos.
      Además no sustituimos un hábito por otro, sino que añadimos nuevos. Por eso a veces nos pasa que en situaciones más exigentes o desafiantes, volvemos a recuperar viejos hábitos.
      Un abrazo Carlos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *