Ponte en foco y mejora tu concentración

Que hoy en día es difícil mantener el foco y la concentración no necesita muchas explicaciones.

Lo sufrimos gran parte de la población. Estamos rodeados de posibilidades y distracciones.

Nuestro cerebro es una lavadora, como decía una alumna de una formación presencial que hacía el otro día.

Además las interrupciones, imprevistos y demás situaciones que se nos plantean hacen que muchos días tengamos ganas de saltar por la borda y abandonar el barco.

Así que en este artículo seré breve y directa. Sin rodeos. Ese mi objetivo, allá voy.

¿Qué es el foco?

El foco en productividad se conoce como la atención dirigida hacia una tarea concreta que has elegido o hacia la construcción de tu camino (creatividad)

En otros artículos ya he hablado de los dos tipos de atención que podemos manejar: atención al detalle o atención ampliada.

Hoy hablaré de la atención al detalle, lo concreto y específico.

El foco, la concentración dirigida, es una decisión. Tienes que decidir hacia donde vas a dirigir tu atención y por ende tu energía.

La decisión de hacia donde poner el foco

Tomar las decisiones es lo más complicado por dos razones:

  1. Estamos rodeados de posibilidades y nuestra mente suele trasladarnos a lo que no tendría que haber sido y no fue o a lo que queremos que sea y creemos que no puede ser.
  2. Nos decimos a nosotros mismos: tengo que hacerlo todo. Y eso no es posible. Así que desgranar ese todo y elegir lo que más contribuye a nuestro camino es fundamental.

Conclusión: nos cuesta mantener el foco porque nos cuesta decidir, no creamos espacios para pensar con tranquilidad, y muchas veces preferimos la gratificación inmediata.

Vamos, que posponemos para quedarnos con lo que nos resulta cómodo y fácil.

Recomendaciones prácticas

  1. Crea cada día tu espacio productivo – 10 minutos para hacer revisión
  2. Ten tu libreta, o lo que quieras, productiva. Ese lugar donde anotas conclusiones y próximos pasos. Puede ser una aplicación móvil. En mi caso uso una libreta tamaño cuartilla, prefiero escribir a mano y hacer garabatos.
  3. Date de cuenta, antes de acabar tu día, si has estado trabajando en tu proyecto estrella. Ese que quieres hacer realidad.
  4. Para el día siguiente anota en qué tarea de tu proyecto estrella vas a poner tu foco.
  5. Hazte la siguiente pregunta: ¿de uno a diez como de enfocado me he sentido hoy? Siendo 10 lo máximo. Y deja que aparezca un número. Hacerte esta pregunta cada día te ayuda a estimar si vas mejorando o vas para detrás como el cangrejo. Así puedes reorientarte de nuevo.

Estaré encantada de que me cuentes como te funcionan estás estrategias que son sencillas y aportan un gran valor a tu día a día.

Para acabar te dejo este vídeo de TED donde nos hablan de la procrastinación de una manera muy divertida.

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Mentora de negocios conscientes y con alma. Creadora del método Productividad Consciente. Ayudo a emprendedores y profesionales a elevar su productividad y su negocio para que generen riqueza, vivan una vida con impacto y alineada con su esencia. Todo ello a través del cambio de mentalidad y la aplicación de estrategias prácticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *