Por qué añadir la productividad consciente en las formaciones que impartes como profesional

¿Por qué añadir la productividad consciente en las formaciones que impartes como profesional?

El tiempo es una pelea continua, normalmente porque sientes que se escapa de tus manos.

Terminas algunos días contenta porque has conseguido terminar todo lo que querías. Pero la mayoría… no es así, le das vueltas a la cabeza y te preguntas:

1. ¿Cómo puedo conseguir llegar a todo lo que me gustaría?
2.¿Qué puedo hacer para organizarme mejor?

¿Verdad que conoces a muchas personas que se sienten así? Incluso diría que en algún momento todos nos hemos sentido así.

Además tengo otra noticia que te he adelantado en el título.

Si impartes formaciones, tanto presenciales como online, este artículo es para ti

¿Por qué añadir la productividad consciente en las formaciones que impartes como profesional?

Te propongo algo que puede que no te hayas planteado, y es añadir la productividad consciente en tus formaciones.

¿Qué te parece? Quizá te preguntes por qué hacerlo, dado que el tema de tu formación no tiene nada que ver con la productividad consciente.

Bueno… yo también lo pensaba hasta que empecé a aprender sobre productividad. En cualquier caso y para que lo veas más claro, te recuerdo brevemente las bases de la productividad consciente.

¿De qué va la productividad consciente?

Ya el nombre suena novedoso y es porque esta forma de entender la productividad se aleja de lo que todos imaginamos al escuchar la palabra “productividad”:

– La productividad consciente no se basa en el hacer sino en el Ser.
– La productividad consciente se basa en conseguir resultados alineados con tus propósitos y talentos, no en conseguir objetivos sin más.
– La productividad consciente no es pasar los días esforzándonos hasta quedar agotados, sino en el poder del foco y el estado de presencia.
– La productividad consciente no mide el progreso solo analizando los resultados, sino según el nivel de calma y conexión interior.

Me dejo lo mejor para el final. ¿Cuántas veces has pensado en la productividad como una aplicación de técnicas? Y seguramente si te has formado en productividad te han presentado bastantes de ellas.

La productividad consciente, en cambio, no se basa únicamente en las técnicas o herramientas sino en la mentalidad que te permite ser flexible y adaptarte a los cambios.

Después de esta explicación doy un paso más allá y te explico las razones de: Por qué añadir la productividad consciente en las formaciones que impartes como profesional

 

productividad consciente en formaciones

4 razones para incluir la productividad consciente en tus formaciones

Para comenzar, te hago un resumen de por qué incluir productividad consciente en tus formaciones:

   – Porque todo negocio necesita planificación.
   – Porque la sensación de escasez de tiempo es muy frecuente.
   – Porque todavía muchos piensan que ser productivo es hacer mucho en poco tiempo.
   – Porque solemos ser más reactivos que productivos.

A continuación profundizo en cada una de ellas.                                                                            

Porque todo negocio necesita planificación

Cuando realizas una formación lo haces porque el tema te motiva, te sientes en sintonía con la formación y con el formador. Pero la formación no puede quedarse en eso, se tiene que aplicar.

Imagina que entrenas durante años para correr una maratón y al final no te presentas en la carrera. En ese caso no estás aplicando todo lo que aprendiste y te esforzaste en los entrenamientos.

Si no aplicas los conocimientos que aprendes, no sabrás qué resultado darán en tu negocio. ¿Y sabes por qué muchas veces no se hace esto?

¡Acertaste! Por falta de tiempo. O al menos eso es lo que te parece. Pero más que falta de tiempo lo que hay es falta de planificación. Si algo no entra dentro de tu planificación, nunca lo harás. 

La productividad consciente es el rayo de luz que necesita la escasez de tiempo porque te enseña a poner foco en lo que es importante para ti en el momento adecuado.

Porque la sensación de falta de tiempo es muy frecuente

Es normal que pienses que el tiempo pasa muy rápido y que no te da tiempo a hacer lo que desearías en un periodo de tiempo concreto.

Aunque también a veces te has sentido muy contenta porque has conseguido hacer todo lo que querías.

Trata de recordar alguno de esos días que sientes que has aprovechado muy bien.

¿Verdad que te sentías motivada y con energía? Aquí es donde entra la productividad consciente.

La productividad consciente tiene un componente físico, que tiene que ver con tu salud. Si te sientes con estrés y cansada vas a hacer menos tareas, vas a tener que parar porque el estrés y el cansancio te impiden seguir.

También tiene una parte no tan visible que es mental, espiritual y emocional. La productividad consciente no va de hacer mucho porque sí. Es hacer aquello con lo que estés alineada. Si estás con una tarea que no te gusta, seguro que vas más lenta porque no estás motivada.

Cuando tu productividad es consciente, haces todo con propósito y ese propósito te proporciona energía para continuar con tu negocio y hacerlo crecer con coherencia.

Todavía muchos piensan que ser muy productivo es hacer mucho en poco tiempo

En la rueda del hacer, muchas veces se hace desde el esfuerzo, la exigencia y la presión.

Sin embargo, la productividad consciente se basa en el Ser. Cuando haces desde el ser es más fácil distinguir la paja del trigo y centrarte en las acciones que tienen mayor impacto tanto en tu negocio como en tu vida.

Por tanto, no es el tiempo que estás trabajando sino la calidad de tu estado durante ese tiempo. Tampoco es la cantidad de acciones, sino la claridad en tu estrategia y el sentir que esa estrategia está alineada con tus valores y tu esencia.

Porque solemos ser más reactivos que proactivos

Hay dos formas de actuar en la vida:

 – Ser reactiva: básicamente se trata de dar respuesta a las exigencias del entorno, clientes, familia, etc.

 – Ser proactiva: se trata de ser tú quien toma las riendas de tu vida, marcas tus tiempos, tu ritmo, estás en contacto contigo misma y actúas desde ahí. Tomas decisiones utilizando no solo la razón sino también tu corazón y tu intuición.

Ser proactiva es estar en tu día a día desde el ser, desde la conexión contigo misma, desde tu creatividad y tu estado de apertura.

Cuando estás conectada con tu esencia respetas tus circunstancias, no te comparas, aceptas los imprevistos, los gestionas y tomas decisiones.

Entiendes ahora: ¿Por qué añadir la productividad consciente en las formaciones que impartes como profesional?

Por todo lo explicado es tan importante que tus formaciones incluyan una parte de productividad consciente.

Llevo tiempo impartiendo formaciones sobre productividad consciente y los alumnos acaban muy contentos. 

La razón es que les enseño una nueva forma de entender la productividad en la que se sienten liberados de las prisas y el hacer por hacer. Y esto es quitar a las personas un gran peso de encima.

¿Qué te ha parecido esta perspectiva de la productividad consciente? Te agradeceré un comentario respondiendo esta pregunta,así me hago idea de si ya te sonaba o es nuevo para ti.

Si estás impartiendo formaciones, ¿te gustaría añadir la productividad consciente a tus programas? Si lo ves claro y tiene sentido para ti, envíame un mensaje y lo hablamos.

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Mentora de negocios conscientes y con alma. Creadora del método Productividad Consciente. Ayudo a emprendedores y profesionales a elevar su productividad y su negocio para que generen riqueza, vivan una vida con impacto y alineada con su esencia. Todo ello a través del cambio de mentalidad y la aplicación de estrategias prácticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *