Por qué tener un manual de identidad visual te ayuda a ser más productivo y cómo crearlo

Por qué tener un manual de identidad visual te ayuda a ser más productivo

Estoy segura que habrás oído hablar del famoso manual de marca que todo negocio debe tener.

Tal vez pienses que es un libro bien voluminoso con un montón de información técnica y te entre una pereza enorme de solo pensar en armarlo o incluso leerlo.

Pero aquí estoy yo para aclarar ese mito y explicarte por qué tener un manual de identidad visual te ayuda a ser más productivo. Espero que veas cómo puede resultar muy útil esta fantástica herramienta (porque sí, es una herramienta).

¿Qué es un manual de identidad visual y para qué sirve?

Primero que nada, déjame decirte que esos tochos de papeles que te imaginas, existen… pero pertenecen al departamento de Diseño de las multinacionales, así que cuando te tengas que ocupar de eso, ya tendrás un gran equipo que lo hará por ti 😉

Nosotros veremos aquí el tamaño mini, el que realmente te va a resultar útil.

El manual de identidad visual es un libro que recopila la información necesaria para plasmar de forma adecuada todos los elementos gráficos que representan a tu negocio.

Estos elementos, algunos en conjunto y otros por sí mismos, son los encargados de proyectar el mensaje adecuado para que sea captado por tu público objetivo.

En otras palabras, sirve para que tu cliente ideal te vea y sepa cómo le puedes ayudar y qué beneficios puedes darle. Tienes que saber comunicar el mensaje, no solo verbalmente, sino también a través de la gráfica.

[Tweet “Un #manualdemarca recopila la información necesaria para plasmar de forma adecuada tu mensaje y que éste le llegue a tu #clienteideal”]

 

Elementos que deben aparecer en tu manual de identidad visual

Existen elementos básicos que deben aparecer en tu manual de identidad visual si realmente quieres exprimir al máximo su potencial.

Aquí te doy un listado de éstos elementos, y te explico porqué son tan importantes.

Filosofía

Recuerdo que cuando empecé en mi camino de reinvención profesional, no tenía ni idea cuál era mi propósito. Ni siquiera sabía que tenía que tener un propósito (increíble, ¿no?) Solo sabía cuál era mi meta pero me faltaba averiguar cómo recorrer ese camino.

Un propósito va acompañado siempre de tus valores, ya que son éstos los que te van a mover a realizar una u otra acción.

Tener un propósito es tener una guía, una luz que te indica el camino. Por eso es tan importante plasmarlo sobre un papel, y no solo plasmarlo y ya está. Lo bueno de tenerlo por escrito es que te refresca la memoria cuando te dispersas, y te ayuda a poner foco.

Varias preguntas que aparecen (o deberían aparecer) en el cuestionario (briefing) que te envía un diseñador tanto gráfico como web, un copywriter o cualquier persona que trabaje creando algún elemento para tu identidad visual, son preguntas dirigidas a tu propósito:

  • ¿A quién ayudas?
  • ¿Por qué?
  • ¿Cuál es su problema?
  • ¿Cuál es el beneficio que aportas?

Imagina la cantidad de tiempo que te ahorrarías si ya tuvieras estas preguntas respondidas en profundidad, y que sólo tuvieras que enviarle un archivo a este profesional. Sería fantástico, ¿no crees?

Logo y eslogan

En el logo debe ir impreso de alguna forma lo que comentamos en el punto anterior.

Si no sabes a quién te diriges es imposible crear un mensaje coherente con tu negocio y menos hacerlo llegar a su destinatario.

Así que al solicitar los servicios de un diseñador/a gráfico, éste deberá tener en cuenta lo que quieres transmitir y quién va a ser el receptor de ese mensaje.

Analiza esta situación: preparas un servicio que tú intuyes que puede resultarle útil a todo el mundo, pero resulta que no te llega ningún cliente, o te llegan algunos clientes escasos que encima te regatean el precio.

Eso es porque has lanzado un mensaje al aire y se ha dispersado entre la multitud, sólo te han visto algunos que no parecen ver tu valor profesional.

Créeme, se ahorra mucho tiempo saber específicamente a quién te diriges y cómo vas a ayudarlo.

Incluye en tu manual de marca una versión principal de tu logo y luego algunas secundarias: vertical, horizontal, positiva, negativa.

También incluye los usos correctos e incorrectos: sobre cuáles fondos se puede utilizar cada versión, si se puede modificar el color o no, si se puede variar algún elemento del logo o no.

Tener definido dónde puedes utilizar las distintas versiones de tu logo te puede ahorrar mucho tiempo.

Recuerda también crear una carpeta en tu ordenador que contenga estos archivos.

Paleta cromática

La paleta cromática te va a ayudar a expresar emociones y sentimientos. Tan importante es saber a quién te quieres dirigir, como el mensaje que quieres proyectar, y la empatía que vas a transmitir.

En este post encontrarás un listado de combinaciones de colores con las emociones que transmiten.

Paletas cromáticas

Pero esa no es la única funcionalidad que tiene la paleta cromática. También puedes utilizarla para otorgarle diferenciación a los elementos gráficos que utilices.

Así por ejemplo para las llamadas a la acción y los recuadros para resaltar textos utilizarás un color, para los títulos y enlaces otro color, para los iconos y líneas divisorias otro, etc.

Haz un listado con cada unos de los elementos gráficos que utilices y al lado escribe el color que utilizarás para ese elemento. Cuando tengas que utilizar este elemento ya sabrás cuál es su color y no perderás tiempo buscando combinaciones.

Tipografía (principal y secundaria, y funciones de cada una)

La tipografía por sí misma ya es un elemento gráfico, así que es importante saber elegir la correcta para comunicarte. Dependiendo del estilo de tu negocio elegirás que sean de un tipo o de otro.

Dentro de las familias tipográficas, las más genéricas son:

  • Serif: hacen referencia a lo clásico, lo tradicional. Transmiten cercanía, y se utilizan para redactar textos largos ya que permiten una mejor lectura de cerca.
  • Sans Serif: transmiten modernidad, frescura. Se utilizan también para textos largos, aunque son excelentes para la lectura de lejos.
  • Scripts: estas tipografías transmiten jovialidad, romanticismo. Tienes que ser cuidadoso con este tipo de fuentes porque hay casos en que no se leen bien. No son aptas para textos largos, así que utilízalas para títulos, llamadas a la acción y textos cortos.

Familias tipográficas

Yo recomiendo elegir una o dos tipografía para tu identidad gráfica. Una tipografía será la principal y la otra será la secundaria.

Al igual que como hiciste con la paleta cromática, utilizarás un tipo de fuente tipográfica para unos textos y otro tipo de fuente para otros textos.

Por ejemplo, la tipografía principal se la puedes adjudicar a los títulos, subtítulos, textos cortos y llamadas a la acción. Para los textos largos utilizarás la tipografía secundaria.

También utilizarás los distintos tamaños y los estilos de cada fuente para diferenciar el texto.

En el manual de marca te quedará algo así:

  • Títulos: Fuente Libre Baskerville, mayúscula negrita, tamaño: 25 pt.
  • Subtítulos: Fuente Libre Baskerville, minúscula negrita, tamaño: 20 pt.
  • Texto largo: Fuente Libre Baskerville, minúscula regular, tamaño: 12 pt.
  • Llamadas a la acción: Libre Baskerville, mayúscula negrita, tamaño: 24 pt.

 

Moodboard

El moodboard es un collage de imágenes de todo tipo: paisajes, moda, comidas, decoración, abstractas, etc. Sirve para definir el estilo que usarás para transmitir tu mensaje y tu paleta cromática.

Si bien no es imprescindible que lo tengas dentro de tu manual de marca, sí es necesario que lo tengas a mano para enviárselo al profesional con el que vas a trabajar y que éste capte tu estilo.

Para crearlo tienes distintas opciones: puedes hacerlo en un tablero de Pinterest, en una carpeta de tu ordenador, o si prefieres puedes imprimir las imágenes y pegarlas sobre un tablero o pizarra.

La idea es que tu moodboard tenga coherencia y armonía visual. Para lograr este objetivo, ve guardando todas las imágenes que te atraigan y creas que transmiten tu mensaje.

También guardarás aquellas que creas que conectan con tu cliente ideal.

Una vez que hayas reunido 20 o 30 imágenes, empezarás a quitar las que veas que generan ruido visual, es decir, que no se corresponden en estilo con la mayoría.

Así irás afinando la selección de imágenes, te quedarán las que realmente te representan y que además conectan con tu cliente ideal.

[Tweet “Un #moodboard es una excelente herramienta que te ayuda a definir tu estilo y a mantener la coherencia en toda tu #identidadvisual”]

Aquí te dejo un ejemplo de moodboard:

Ejemplo de moodboard para una marca.

Como ves en este moodboard hay definido un estilo moderno y jovial. También he seleccionado una paleta cromática, y una tipografía.

Así cada vez que quieras elegir un elemento gráfico nuevo, introdúcelo en tu moodboard. Si encaja en estilo y no genera ruido visual puedes utilizarlo, en caso contrario tendrás que buscar otro.

Papelería

Dentro de la papelería de tu identidad gráfica entra la tarjeta de visita, papel carta, sobres, blocs de notas, facturas y carpetas.

Tener un archivo con tu tarjeta de visita te puede sacar de apuros. Si por ejemplo te surge un evento de imprevisto y te has quedado con pocas tarjetas, en un momento puedes imprimirlas.

Lo mismo pasa con tu papel carta. Insértalo como plantilla en un documento de Word, y tenlo listo para cuando tengas que enviar una carta.

Puedes incluir o no todos estos elementos en tu manual de marca. Yo te recomiendo que al menos incluyas tu tarjeta de visita. Así si en un futuro necesitas que te diseñen cualquier elemento gráfico, tener una muestra agiliza el trabajo.

 

Crea tu propio manual de marca

Ahora que ya sabes por qué tener un manual de identidad visual puede ser útil para ti, llega el momento de trabajar. Para crear tu manual de marca puedes utilizar Canva, que es una herramienta online gratuita y además muy intuitiva.

Accede a canva.com y sigue este tutorial en video que he preparado para ti:

Espero que te resulte útil esta información que he compartido contigo y que lo pongas en práctica. Cuéntanos, ¿te habías planteado crear un manual de marca? ¿Sabías que el manual de marca puede utilizarse para organizar tus elementos gráficos? Te esperamos en los comentarios.

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Daniela Giampietri

Daniela Giampietri

Soy Daniela, una apasionada del diseño gráfico. Ayudo a Profesionales del desarrollo personal, a transmitir el mensaje adecuado para atraer a su audiencia a través de una identidad gráfica coherente que proyecte su VALOR profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *