Desarrolla tu productividad personal consciente y deja atrás el estrés

Este artículo es el último de una serie de 4 que he publicado en el blog sobre cómo te puede ayudar el desarrollar una mentalidad productiva para conseguir materializar tus objetivos y sueños. Si te apetece revisar esta serie antes de bucear en el último artículo, aquí te dejo los otros posts:

[Tweet “Y es que no solo se trata de soñar, sino de comprometerte con la consecución de tus sueños.”]

Para ello es imprescindible comprometerte contigo, organizarte y, finalmente, pasar a la acción.

En el artículo de hoy y último de la serie te cuento cuáles son los 5 pasos que te recomiendo seguir para motivarte, mantenerte enfocado, pasar a la acción y ser eficiente y eficaz. Porque sí, mereces conseguir lo que deseas.

¿Te animas a conocer y seguir el proceso?

Pacificar, el arte de simplificar

En este primer paso te sugiero eliminar de tu vida los innecesarios que tienes en este momento y definir un nuevo equilibrio para la misma.

¿Qué son los innecesarios? Son:

  • Todos los compromisos que tienes adquiridos, que en este momento no te aportan y que te desgastan. Haz una lista y evalúa cuáles de ellos podrías abandonar.
  • Todos las cosas, objetos, papeles que tienes por ahí desordenados y que no usas. Simplifica al máximo para recargarte con nueva energía.
  • Todos los pensamientos repetitivos que tienes en tu mente y que no te son útiles. Obsérvalos, haz una lista y transfórmarlos por nuevos pensamientos que sí te van a apoyar para vivir más tranquilo.

Soltar y vaciar para dejar entrar lo nuevo.

Definir el nuevo equilibrio es planificar aquellas actividades que te ayudan a mantener el equilibrio entre tus 4 tipos de energía: física, emocional, mental y espiritual. Este equilibrio de energías es una base fundamental a partir de la cual poder desplegar tus proyectos sin estrés.

Es cierto que siempre tenemos una energía que nos gusta trabajar más que otra o que nos supone una mayor facilidad, pero necesitamos invertir tiempo en las cuatro, porque las cuatro aportan beneficios diferentes que, en conjunto, nos hacen ser eficientes sin estrés y desde el disfrute.

¿En qué energía tendrías que poner menos tiempo y en cuál más?

¿Qué actividades realizas durante la semana para trabajar cada tipo de energía?

Perspectiva, la magia de estar enfocado

En esta fase es momento de plantearte cuáles son tus intenciones más profundas y las metas que te conducen hacia esas intenciones.

Te invito a realizar el siguiente ejercicio para descubrir tus intenciones, la dirección que quieres para tu vida. Déjate sentir la siguiente pregunta en el cuerpo como si fuera un mantra. Simplemente observa lo que aparece dentro de ti y ve ajustando la respuesta:

¿Qué es lo que más quiero crear hoy en mi vida?

La intención es la dirección o el lugar que eliges para el viaje.

Tal vez no conozcas cómo será el final del viaje que estás iniciando, pero sí sabes hacia dónde quieres ir y desde donde partes: tu momento actual.

El siguiente ejercicio es muy útil y revelador para concretar tu intención. Recuerda que la intención es aquello que quieres para tu vida.

Vas a definir tu intención desde 3 diferentes enfoques, entendiéndola como la suma de 3 partes:

  • La parte cognitiva. Describe tu intención con un máximo de 5 palabras.
  • La parte visual. Conecta con tu intención y deja que aparezca una imagen. No la busques, que sea espontánea. Puede ser real o simbólica.
  • La parte somática. Conecta con la intención, siéntela en tu cuerpo y exprésala a través de él. A veces es un gesto con las manos o un movimiento suave.

Después observa cómo está tu cuerpo al visualizarte con tu intención lograda. Fíjate en la respiración, en cómo andas, cómo está la expresión de tu cara, la tensión muscula o cómo te mueves. Siente el cuerpo y deja que se exprese conectado con la intención (tu deseo profundo)

Presencia, estar conectado con el Ser Creativo

Antes de seguir con los siguientes pasos, aquí te invito a desarrollar la atención plena en el momento presente. Sí, el aquí y ahora. Es justo cuando aprendes a estar en este momento cuando encuentras tus recursos porque estás en un estado de relajación atenta.

El momento presente es poderoso.

¿Has practicado alguna vez mindfulness, meditación u otra actividad que te ha permitido sentir el momento presente?

Hay personas que cuando caminan en la montaña, están en la playa o practican algún deporte conectan muy bien con el momento presente. Lo saben porque en esos momentos fluyen, se sientes liberados, ligeros, concentrados…

Desarrollar tu estado de presencia requiere entrenamiento y mucha práctica. Hay que despertar  el compromiso con uno mismo.

Como ejercicio te voy a pedir que desarrolles un ritual matutino que te permita estar presente, abierto y despejado:

Elige tener un desayuno saludable, disfrutar de él mientras te lo tomas y hacer ejercicio, meditación o alguna otra actividad que te ayude a estar lleno de energía.

Experimentar la rutina más de veintiún días te ayuda a adquirir compromiso contigo mismo y ver qué beneficios has notado en tu vida.

Vivir presente te permite estar consciente, seleccionar hacia dónde diriges tu atención y elegir qué próximas tareas te acercan más a tus intenciones.

¿Y sabes cuál es una de las mayores ventajas de estar en ese estado de presencia? La creatividad. Te resultará mucho más fácil encontrar nuevas ideas y soluciones para los retos que tengas en cada momento.

Programar, la fluidez del control de tus acciones

Llegados a este punto en el que te sientes más en paz, motivado y enfocado es hora de elaborar planes de acción y marcarse objetivos.

Para desarrollar toda la potencialidad de este paso sugiero utilizar un sistema de productividad para controlar las tareas. El que yo te recomiendo es el que se basa en el método GTDR.

Antes de empezar te invito a realizar los siguientes ejercicios, para practicar antes de implantar un sistema en tu vida.

  • Haz una lista de los objetivos más inmediatos que llevas en mente.
  • Selecciona uno de esos objetivos y divídelo en todas las tareas más pequeñas que puedas ir haciendo para lograr ese objetivo.
  • Cada día realiza una de las tareas de ese objetivo hasta alcanzarlo.
  • Vuelca fuera de ti todas las ideas, próximas tareas, recordatorios… que llevas en la cabeza. Para ello, lo mejor es escribirlas.
  • Una vez has volcado todo fuera, clasifica tus listas por contexto. Por contexto se entiende ‘lo que necesitas para hacer esas tareas’. Por ejemplo: ordenador y concentración, ordenador, teléfono…
  • Cada día cuando tengas que decidir cuál es la próxima tarea a realizar consulta tus listas de tareas.

Lo que te he contado aquí es una forma de introducirte a la organización de tus tareas. El sistema GTD es mucho más amplio y requiere mucha práctica y tiempo para desarrollarlo. Ésta es una buena forma de empezar, así que espero que te sirva.

Practicar, practicar y practicar. Después reflexionar, aprender y reorientar. Ahí está una de las claves para introducir cambios en tu vida.

[Tweet ““Somos el resultado de lo que hacemos repetidamente. La excelencia entonces no es un acto, sino un hábito” – Aristóteles”]

Perseverancia, la cualidad de mantenerse en movimiento

Iniciar un proyecto, ponerlo en marcha y crear la vida que quieres vivir necesita de tu perseverancia. Es decir, levantarte una y otra vez, aprender de los obstáculos, mantenerse en movimiento siempre.

Y esto es posible cuando estás conectado con tus motivaciones más profundas y tu intención de contribuir a tu entorno, o incluso al mundo.

[Tweet “Perseverar es entender que la vida es un viaje de aprendizaje.”]

Frente a las dificultades, siempre tenemos la oportunidad de aprender, crecer y evolucionar.

Recuerda: no es lo que te pasa, sino cómo vives lo que te pasa. Tu actitud depende de ti, tú puedes elegirla.

Todos nos merecemos un mundo donde haya más equilibrio, paz, armonía y amor. Tú puedes contribuir a ello.

Que nada ni nadie nos quite la ilusión, la curiosidad y la inocencia.

¿Sabías que ‘inocencia’ significa en latín ‘estado del alma libre de culpa’?

Voy a ayudarte a desarrollar tu mentalidad productiva

Si todo lo que te he contado a lo largo de esta serie de 4 artículos ha resonado en ti, te ha hecho algún click por dentro que te indica que no debes posponer más la apuesta por ti y por tus sueños, quizá esto te interesa.

He creado el programa Mentalidad Productiva para ayudarte y acompañarte en el desarrollo de esta mentalidad que, una vez aprendida, te será de gran utilidad para el resto de tu vida.

Lo cierto es que es una inversión que te va a proporcionar recursos de gran utilidad que probablemente desconocías hasta el momento. He volcado en este programa todo lo que he aprendido en diversas formaciones con grandes expertos, además de mi experiencia personal y profesional de muchos años en el campo de la organización, coaching y la PNL (Programación Neurolingüística). Descubre aquí mi formación.

Te invito a contestarte estas preguntas si te estás planteando venirte al programa Mentalidad Productiva:

  • ¿Sientes que ha llegado el momento de concederte la oportunidad de reenfocar tu camino?
  • ¿No quieres posponer más la deseada claridad hacia tus metas y hacia tu propósito vital?
  • ¿Estás decidido a pasar a la acción e ir a por todas hacia lo que te hace vibrar?
  • ¿Es justo lo que necesitas en este momento de tu vida?

Me encantará acompañarte y guiarte en el proceso de desarrollar tu mentalidad productiva para que, al fin, sientas que estás creando la vida que deseas y que te mereces.

Tienes muchísimo que aportar al mundo desde la acción conectada con tu intención más profunda y el mundo no puede perderse las cosas buenas que eres capaz de crear si apuestas por tus sueños.

Conoce aquí todos los detalles del programa Desarrolla tu Mentalidad Productiva

¡Me encantará verte dentro!

Un fuerte abrazo,

 

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Mentora de negocios conscientes y con alma. Creadora del método Productividad Consciente. Ayudo a emprendedores y profesionales a elevar su productividad y su negocio para que generen riqueza, vivan una vida con impacto y alineada con su esencia. Todo ello a través del cambio de mentalidad y la aplicación de estrategias prácticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *