Ingredientes para mejorar la productividad personal

Antes de empezar por la productividad personal hay que empezar por cultivar los ingredientes básicos y recoger sus frutos.

Productividad personal = (fluidez disciplinada + caos disciplinado)*método

Igual ahora piensas: ¡Ostras! ¿Qué quiere decir esto? Vaya lío 😉

Cierto, puede resultar un tanto extraña esta conclusión, así que trataré de explicar cómo he llegado hasta aquí y cómo aprender a desarrollar en tu vida la fluidez y el caos disciplinado.

Mi intención con estos post es poder acercar un punto de vista integral de la productividad personal. Es decir, para mejorar nuestra productividad personal tenemos que tener en cuenta programas más profundos que todos tenemos. Creencias, valores… o incluso identidades.

Una vez conoces la receta, los ingredientes y la elaboración del plato corre por tu cuenta.

Este post de José Miguel Bolivar es muy ilustrativo acerca de las diferentes formas de vivir y entender la productividad personal. Me ha encantado [iconfont type=”icon-smile” size=”normal” color=””]

Productividad personal

La productividad personal, para mí, es la compañera de viaje que me conduce hacia los objetivos y metas que me planteó. Todo ello con el fin de dar forma a mis sueños.

Para dar forma a los sueños necesitas pasar a la acción con foco. Ese foco lo mantiene encendido la productividad personal.

De forma natural se me ha dado bien planificar y organizar. Ahora estoy en la fase de desgranar las estrategias internas que me ayudan a “llegar a todo” y mejorarlas incorporando nuevas formas de pensar y hacer.

Muchas de las personas con las que hablo de productividad personal dicen que no es posible, se quedan en la intención de mejorar la productividad personal. Esto se debe a varios factores:

  1. No hemos aprendido como dar forma a las intenciones. En este post escribí sobre como bajar las intenciones.
  2. Solemos empezar la casa por el tejado. Esto quiere decir que a un nivel más profundo tenemos creencias, miedos, bloqueos… lo que muchas veces hace que no tengamos disciplina.
  3. Tal vez la productividad personal no es una intención, sino una meta que te conduce a otra intención. Ésta puede ser estar tranquilo, vivir sin nervios…

Fluidez disciplinada

La primera vez que escuche este término me encanto. Fue en la certificación de Coaching Generativo.

Describía a la perfección algo que andaba buscando. Tienes que fluir con la vida como el agua del río sin olvidar que la disciplina es la que te ayuda a dar forma a lo que te aporta la fluidez.

“Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando.” Pablo Picasso

Si únicamente fluyes con la vida sin disciplina puede ocurrir que no acabes haciendo realidad lo que percibes. Dejas de compartir con los demás aquello que estas creando en tu imaginación.

Es posible que hayas conectado con una gran idea, por ejemplo para escribir una novela, sin embargo, si no tienes la disciplina de registrar esa idea, de revisarla y de ponerte a escribirla de poco te ha servido conectar con esa idea.

Las ideas buscan ser representadas e interpretadas en el mundo físico. Gracias a ello podemos disfrutar de una vida más cómoda o de grandes obras de arte. Eso requiere disciplina vivida desde la calma.

¿Cómo puedo trabajar la fluidez disciplinada?

Para vivir con fluidez disciplinada necesitas primero disciplina para aprender a vivir presente.

[button color=orange-button url=”” size=”medium-button” target=”_self”]Fluidez = movimiento + presencia = atención, apertura y conexión con el momento presente.[/button]

La presencia nos aporta calma y tranquilidad. Es en ese estado donde podemos desplegar nuestra creatividad.

Estamos muy acostumbrados a vivir únicamente en la mente, olvidando el momento que tenemos.

Cuando vivimos en la mente Richard Moss se dio cuenta de que pensamos constantemente en el pasado o en el futuro. En otros o en nosotros mismos. Esto nos genera ansiedad, apatía, desesperación, aburrimiento, miedo…, un desgaste energético.

Los pensamientos nos consumen energía sin ni siquiera habernos puesto en marcha.

Para aprender a vivir con fluidez puedes utilizar distintas técnicas. Meditar, pasear en la naturaleza, respirar consciente, practicar yoga, aikido, pilates…

El objetivo es vivir presente y fluyendo con el movimiento de la vida dando forma a nuestros deseos.  Eso requiere mantener un estado mental y físico concreto.

Para mantener ese estado necesitas disciplina. Ser perseverante. No sirve de mucho, por ejemplo, meditar esporádicamente o practicar la respiración consciente de vez en cuando.

Disciplina para planificar y organizar desde el momento presente. Proyectar el futuro desde el presente, sin ir mentalmente al futuro.

Planificar y organizar el futuro teniendo la mente en el futuro genera desgaste. Ya que el futuro, al fin y al cabo, es incierto. Desconocemos lo que finalmente ocurrirá o la forma precisa que tendrá nuestro sueño. Aunque lo visualicemos.

¿Qué es el caos disciplinado?

Llamo así a la flexibilidad y el dinamismo que tienes que añadir a la fluidez disciplinada para:

  • Vivir con calma los imprevistos y la incertidumbre propia de la vida
  • Saber que las tareas dependen de ti y puedes decidir cuando las ejecutas. Para evitar realizar las tareas con estrés.
  • Entender que tu estado emocional es importante para realizar las tareas. Así que, si hay algo que modifica tu estado emocional puedas optar por:

o   Modificar tu estado emocional para adecuarlo a la tarea

o   Modificar el plan previsto y adaptarlo a las circunstancias puntuales que se están produciendo.

Sigo añadiendo la disciplina, porque si no al final puede ocurrir que transformes la incertidumbre o las circunstancias en una excusa para no pasar a la acción o ejecutar el plan previsto.

¿Cómo trabajo el caos disciplinado?

Trabajar el caos disciplinado implica trabajar las creencias a un nivel más profundo y ciertos hábitos adquiridos.

Muchas veces a la hora de decidir que hacemos y que no hacemos hay un componente incosciente importante. Ponerlo de manifiesto nos permite empezar a conocernos y así poder utilizar nuestras estrategias de decisión y de motivación a nuestro favor.

Método

Una vez que ya tienes los ingredientes lo ideal es preocuparse en definir y poner en práctica la metodología que te permite sostener la productividad personal en el tiempo.

Sobre todo para mantener el foco y realizar las tareas que conducen al cumplimiento del objetivo y así ir acercándote a las metas.

El proceso a seguir para seleccionar el método que te ayuda a mejorar tu productividad personal tendría, a modo de resumen, los siguientes pasos:

  1. Analizar los métodos disponibles. Ventajas y desventajas según tus necesidades.
  2. Definir el plan de acción para implantar el método en tu vida.
  3. Poner en marcha el plan de acción. Actuar
  4. Comprobar los resultados obtenidos
  5. Redefinir, adaptar, modificar y mejorar el método implantado según resultados

Sobre métodos iremos escribiendo en próximos post. Aquí tienes lo que ya he ido escribiendo sobre cómo mejorar la productividad personal.


Espero que el post te haya resultado interesante o cuanto menos que te surjan preguntas al respecto.

Esta idea se acaba de gestar y está en proceso de desarrollo. Es un placer si nos ayudas y compartes tus opiniones al respecto. Gracias por hacerlo 😉

Author photo: Wiertz Sébastien / photo on flickr

Autora: Beatriz Blasco

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Ingeniera, Coach ejecutiva y personal. Experta en productividad personal, desarrollo de liderazgo y comunicación. Me apasiona acompañar a las personas en el proceso de descubrimiento personal y potenciar sus talentos. Curiosa, inquieta y creativa. Una exploradora nata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable » Beatriz Blasco Ginés
  • Finalidad » gestionar los comentarios.
  • Legitimación » tu consentimiento.
  • Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Soluciones Corporativas IP, S.L (Don Dominio (proveedor de hosting de beatrizblasco.com) dentro de la UE. Ver su política de privacidad.
  • Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.