7 claves para ser constante de una vez por todas

La constancia

Mi visión es un mundo donde hay personas que viven sus sueños y contribuyen con su entusiasmo a dejar su mejor huella en el mundo.

En ese mundo hay constancia, mucha. Constancia que no es  obligación, esfuerzo o fuerza de voluntad.

Constancia que emerge del ánimo, nuestro espíritu.

Firmeza y perseverancia para vivir cada día la vida, no tratar de hablar sobre la vida o explicarla.

Alcanzar los propósitos gracias a la acción diaria que emerge de la constancia.

Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho. Hesíodo

En tres palabras, para mí la constancia es: mantenerte en movimiento.

Ser consciente de que la propia vida es un movimiento continuo, que todo está conectado y solo en nuestra mente es donde los deseos, las ideas, las emociones… son retenidas y congeladas.

Bienvenido a este artículo que justo escribo en estas fechas, principio de año, porque nos invitan a hacer balance y a reiniciarnos si no estamos donde hemos soñado.

Las costumbres temporales nos empujan a ello.

¿Cuál es el rumbo que está tomando tu vida?

¿Tienes el combustible necesario para continuar tu viaje o recuperar el rumbo perdido?

Hoy quiero hablarte del combustible principal para dirigir bien el rumbo de tu vida: la constancia.

Si sigues leyendo descubrirás 7 claves que te ayudarán a saber cómo ser constante en tu día a día.

De hecho, reconoce que ya eres constante en muchas cosas, solo que no le has puesto atención.

¿A qué todos los días hay determinados hábitos que ya haces de manera constante? Tomarte un café, lavarte los dientes, ir a trabajar (si trabajas), leer, ver la tele…

Sin embargo, hoy quiero presentarte 7 claves para que aprendas a ser constante con intención y consciencia.

Te has preguntado alguna vez por qué a veces no eres constante.

¿Por qué no somos constantes?

  • Pereza
  • Inmediatez
  • Nos obsesionamos con el resultado y nos olvidamos del proceso
  • Pensamos que ser constantes es empeñarnos en algo concreto y específico e ir a por ello. Puedes ser constante manteniendo un equilibrio, sin pasar la constancia a obsesión.

Pereza, si dejas de rechazarla, de mirarla como algo negativo, de fracasados y le das su espacio descubrirás que te trae descanso para que pongas tu atención en recargarte de energía e incluso darte cuenta de tus conflictos internos.

Así que si tienes a menudo mucha pereza revisa tu alimentación, tus emociones, qué dialogo interno tienes dentro de ti, tu ejercicio físico…

Dejas de ser constante con tu objetivo o tu propósito cuando en el momento presente emerge una prioridad más importante para ti.

Pero atención. Eso no quiere decir que tu prioridad sea consciente. La mayoría de nuestras prioridades son inconscientes.

A veces, en vez de hacer lo que quieres y que sientes que es prioritario para ti, te vas a ver la tele, a tirarte al sofá…porque no tienes claridad sobre lo que quieres o atiendes antes las prioridades de los demás porque a nivel inconsciente no quieres fallar o quieres que te sigan queriendo…

Observa con atención cuáles son tus prioridades en cada momento y desde donde emergen.

Si no te observas y aprendes sobre ti no hay posibilidad de transformación para ser constante y dar lo mejor de ti en cada momento.

Las claves para ser constante

1 – Conócete y escúchate cada día

Sal de la carrera del hamster un momento y obsérvate. Date cuenta de lo que sucede en tu interior.

Para nosotros mismos somos unos grandes desconocidos.

Hemos pasado mucha parte de nuestra vida tratando de averiguar quiénes son los demás y cómo podemos caerles bien. ¿O no?

La gran mayoría si, al menos una parte de la vida.

Necesitas conocerte para escuchar lo que realmente quieres para tu vida, tomar decisiones sabiendo lo que te mueve y lo que te frena.

[Tweet “Tomar una decisión es avanzar. Posponerla es quedarse paralizado.”]

Saber qué ganas y qué dejas al otro lado cuando eliges un camino en vez de otro te ayuda a enfocarte en tu camino. En definitiva a ser constante de manera fluida.

Tienes dos orillas por las que caminar, si decides ir por una dejas la otra. Se consciente de ello.

Todos podemos querer, en un determinado momento, ganar una medalla de oro o correr una maratón, ahora que están tan de moda, pero pocos queremos entrenar como un deportista profesional.

Pon sobre la mesa tus intenciones, miedos, dudas, preocupaciones… si no eres consciente no tienes oportunidades y pronto abandonarás tu camino por otro más fácil.

Te dejo este post que escribí sobre el viaje del héroe. Puede que te ayude a entender mejor lo que quiero trasmitirte aquí.

Y esto nos lleva a la siguiente clave para ser constante.

2 – Ten claras tus intenciones. Dedica tiempo a conocerlas.

En esta vida todos tenemos un para qué . Un don que aportar. El camino es conectar con lo que nos entusiasma, ese es el propósito, y dejar que la fuerza de la vida le de forma.

Las intenciones nos permiten conocer la dirección de nuestra vida: saber en qué queremos convertirnos, cómo queremos sentirnos, qué queremos aportar al mundo y qué queremos para nosotros.

[Tweet “La intención es la dirección y el impulso, aporta motivación y sentido a lo que hacemos.”]

ser-constanteLa intención es más poderosa que el deseo. Un deseo puede ser sólo eso, un deseo. Sin embargo, la intención es el deseo puesto en acción, es un proceso que te orienta en una dirección.

Este párrafo es de mi libro productividad personal consciente, puedes consultarlo si quieres profundizar más en tus intenciones.

No recorres un camino deseando hacerlo, lo recorres dando pasos, caminando.

La intención es el proceso de obtención del objetivo. Por eso está en un nivel superior o más profundo. La intención sería el director de orquesta que dirige con armonía. La fuerza motriz que transforma el deseo en acción.

La intención no cuestiona si el objetivo es alcanzable o no, simplemente te dirige hacia allí: es el proceso de obtención del objetivo.

Descarga aquí el ebook gratuito donde profundizo sobre lo que te estoy contando y además de regalo extra un audio para explorar tus intenciones.

3 – Céntrate en tus acciones diarias

Una vez conoces tus intenciones tu atención debe dirigirse al momento presente, a las acciones que realizas cada día.

La perfección del carácter es la siguiente: vivir cada día como si fuera el último, sin prisa, sin apatía, sin pretensión. Marco Aurelio

[Tweet “Se aprende y se disfruta recorriendo el camino, no pensando en recorrerlo únicamente.”]

Al soltar las expectativas por el resultado final y centrarte en el momento presente puedes encontrar nuevas oportunidades y aprendizajes que te reconducen.

En este momento, hay mucho tiempo. En este momento, usted es, precisamente, como debe ser. En este momento, hay posibilidad infinita. Victoria Morgan

Disfruta del camino. La vida son las pequeñas grandes cosas que nos suceden cada día.

4 – Tus formas de pensar y los personajes que habitan en ti. Desarrolla una mentalidad ganadora

Hay momentos en los que es difícil saber cómo ser constante.

Muchas veces fallará tu constancia por el dialogo interno que tienes dentro de ti.

En tu mente viven unos cuantos personajes. El crítico, el doctor y si…, el mono que quiere el plátano ya… Todos ellos te lanzarán mensajes e ideas que te detendrán en el camino e incluso te invitarán a que lo abandones.

Así que tendrás que darles espacio, escuchar lo que tienen que decirte y negociar con ellos.

Si los rechazas seguirán estando. Así que reconoce que están. Invítalos a tomar un té como decía el gran poeta sufí Rumí.

Que aparezcan no quiere decir que has fracasado. Simplemente que también están en ti.

Recuerda que tienes un propósito mayor que conecta a todos esos personajes que viven dentro de ti y ese propósito es el que tienes que recordar.

¿Para qué haces lo que haces? ¿Cuál es tu contribución, qué quieres, qué es importante para ti?

Cada día, para compensar la conversación de tus voces saboteadoras, piensa en ese propósito.

5 – Tus planes de acción

Para ponerte en marcha necesitas claridad de acción.

Y eso te lo da saber lo que tienes que hacer. Cuál es el próximo paso a dar.

Tip, tener por escrito tus planes de acción y bien definidas y concretadas las tareas te facilitará el camino.

En el día a día hay que pensar en el próximo paso a dar, no el paso que tendrás que dar dentro de un mes.

Si no envías órdenes concisas a tu cerebro ejecutor no se pone en marcha. Necesita lógica, linealidad y claridad.

¿A que cuando quieres ir a comprar vas? Porque sabes cuándo vas a ir, dónde e incluso lo que vas a comprar porque tienes una lista de la compra o no, pero sabes que quieres ir a comprar.

Además tienes una intención clara: alimentarte cada día. Y si es de manera saludable y equilibrada mejor.

6 – Se consciente de tus dificultades. Ten plan B, C y D si es necesario. Flexibilidad

Este punto vuelve a reforzar la idea que la atención tiene que estar en el proceso, en la dirección y no el resultado final.

En unos momentos en los que el escenario cambia veloz necesitas flexibilidad para cambiar rumbo y navegar con la mar revuelta.

Vive la vida como si fuese un viaje de aprendizaje y no como un lugar inhóspito que solo quiere fastidiarte.

Cambia tus planes, adáptalos a las circunstancias. Las previsiones a diez años ya no sirven.

Revisa cada semana donde estás y recalcula.

Esa flexibilidad te ayudará ser constante y no un cabezón que insiste en lo mismo una y otra vez aunque no haya funcionado.

Porque ser constante no significa ser cabezón y tozudo. Recuerda que ser constante implica mantener en movimiento constante y consciente.

7 – Busca refuerzos y compañeros de viaje

Si quiere llegar rápido ves solo, si quieres llegar lejos ves acompañado. Proverbio africano.

No hay nada más reconfortante que tener al lado personas que te apoyan y que tú apoyas.

Las relaciones son la base de nuestro camino.

Rodéate de personas valiosas, que compartan tu visión y tu forma de vivir la vida. Cuida las relaciones, aliméntalas cada día.

En los momentos de duda, miedo, inseguridad… tus pilares son fundamentales para hacer un alto en el camino.

Adquirir compromisos con otros también puede ayudarte a ser constante en la materialización de tus sueños.

Acepta que a veces necesitas aprendizajes y la experiencia de los que recorrieron el camino antes que tú. Un mentor, un coach, un guía…

Seguro que más de una vez has sido constante durante una temporada y luego todo se ha ido al carajo porque ha aparecido una situación inesperada.

Es cierto. A veces la vida nos trae otros caminos que también tenemos que recorrer.

No los veas como un fastidio. Vívelos como si fuesen aprendizajes que tienes que llevarte puestos en la mochila para seguir con tu camino.

Conclusión

Nada en el mundo puede tomar el lugar de la persistencia. El talento no lo hará; nada es más común que hombres talentosos y fracasados. La genialidad no lo hará; la genialidad no recompensada es casi un proverbio. La educación no lo hará; el mundo está lleno de vagabundos educados. La persistencia y la determinación por si solas son omnipotentes. El lema “Sigue Adelante” ha resuelto y siempre resolverá los problemas de la raza humana. Calvin Coolidge.

Cuéntanos qué haces cada día para mantener tu constancia. ¿Aplicas alguna de las claves que te he contado o todas?

Autora: Beatriz Blasco

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Mentora de negocios conscientes y con alma. Creadora del método Productividad Consciente. Ayudo a emprendedores y profesionales a elevar su productividad y su negocio para que generen riqueza, vivan una vida con impacto y alineada con su esencia. Todo ello a través del cambio de mentalidad y la aplicación de estrategias prácticas.

4 comentarios

  1. Un artículo muy motivador. Es lo mismo que afirmamos cuando hablamos de la importancia de desarrollar una buena mentalidad para escribir una novela.

    Se pasa por etapas de subidón y de bajón donde se duda de todo. Pasar por esos cambios de estado de ánimo es normal en un proceso tan exigente como escribir una novela.

    Nos ha gustado mucho el punto 4 sobre desarrollar una mentalidad ganadora. Es justo lo que recomendamos en un proceso creativo.

    Enhorabuena por el post.

    1. Muchas gracias por pasaros por aquí y comentar :-))
      La mentalidad es fundamental en nuestro desempeño y nuestra felicidad.
      Nuestro estado de ánimo sube y baja como una montaña rusa, y más cuando se trata del proceso creativo.
      Me alegro que os haya aportado.
      Un abrazo,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *