Cómo superar las barreras mentales


En el artículo de hoy viene un invitada. Marie de www.historiasparamujeres.com

Una mujer que ha escuchado su corazón, ha emprendido su camino y comparte con las mujeres sus historias inspiradoras que invitan a la mirada interior y el cambio.

Ella es un ejemplo de los valores de mi proyecto. Profesionalidad, frescura, descubrimiento y excelencia con la acción diaria.

Espero que disfrutes su artículo y aprendas con él.


Las Barreras Mentales, qué son y cómo te limitan

Frecuentemente escuchamos sobre el poder que tiene la mente sobre las acciones que realizamos cada día.

Y cientos de estudios respaldan la teoría de que nuestros pensamientos son capaces de cambiar la realidad que percibimos.

Pero,

¿Entiendes realmente de qué forma ocurre esto?

O aún más importante:

¿Sabes cómo las barreras mentales podrían estar saboteando tus logros?

Para responder estas preguntas he preparado este artículo sobre las barreras mentales. Conocerás más sobre lo que son y la diferencia que pueden hacer en tu vida si no las superas.

¿Qué son las barreras mentales?

Las barreras mentales son creencias personales que nos impiden realizar una actividad, tener una actitud específica o nos hacen creer en algo que no es cierto.

Son tan poderosas que limitan la capacidad de desarrollar conclusiones objetivas y reducen el marco de visión de las situaciones que afrontamos.

Estas limitaciones existen ya sea porque de niños nos decían que así era, porque desconocemos el resultado final o porque una experiencia propia o externa así nos convenció.

Al final, son predisposiciones emocionales.

El Dr. Beecher, un investigador interesado en el tema del poder de la mente demostró que las predisposiciones emocionales dan resultados físicos contrarios a la realidad.

Aquel estudio consistió en dar a un grupo de participantes una tableta azul que aseguraba ser una droga relajante y a otro grupo una tableta roja que aseguraba ser una droga estimulante. Pero en realidad las tabletas habían sido cambiadas y la roja era la relajante y la azul la estimulante.

Después del análisis de los efectos en cada participante el resultado demostró que la mitad había sentido el efecto que les habían dicho que produciría cada droga. Es decir, afirmaron sentir los efectos contrarios a lo químicamente comprobado.

Únicamente porque antes de ser consumidos se sembró la idea en sus mentes de que esos serían los efectos esperados. Es decir, basta con decirte por ejemplo, que no puedes hacerlo, para que en efecto te sientas incapaz de hacerlo.

Y es que las barreras mentales pueden ser tan poderosas como capaces de crear en ti una ‘realidad’ sin que la hayas comprendido conscientemente.

¿Son tus barreras mentales las que te limitan?

Reflexiona por un momento cuántas de tus opiniones o actitudes diarias limitan alguna de tus acciones.

Piensa, por ejemplo, en aquellos platillos que no te atreves a probar porque estás seguro que no te gustan a pesar de que nunca los has probado. O en aquel programa de computadora que asegura optimizar tu tiempo pero que no quieres intentar porque insistes en que eres malo con las computadoras.

Y qué con aquel negocio que desearías empezar pero que no lo haces porque no te crees capaz, por falta de tiempo, recursos, experiencia, etc.

¿Son realmente los recursos o las circunstancias los que te impiden hacerlo?

¿O son las barreras mentales las que han llenado tus pensamientos de preconcepciones y paradigmas hasta convencerte que no puedes hacerlo?

Por otro lado, reflexiona también desde el punto de vista en el que no es lo que te falta lo que te limita, sino lo que te sobra.

Piensa cuantas veces ha sido tu experiencia la que te ha hecho negarte la opción de considerar diferentes estrategias de éxito. ¿Eres de los que anula la opinión o perspectiva de otros porque tú tienes más conocimiento o experiencia?

¿Tienes barreras mentales que te hacen creer que la forma en la que tu piensas o actúas es la única forma correcta?

Cuidado!

Te sorprenderías al ver cuantas grandes empresas quebraron porque su ‘experiencia y posicionamiento’ les impidieron ver otras estrategias de éxito.

Piensa entonces en los pensamientos que tienes en el día a día y reflexiona si son tus predisposiciones emocionales las que te limitan.

Los que creen en la posibilidad de cambio y los que no

¿Sabes cuál es la diferencia entre los que actúan para generar un cambio y los que se dejan limitar por las barreras mentales?

Que los primeros son los que solucionan los problemas, los que alcanzan sus objetivos y los creadores de sus vidas. Ellos, en lugar de justificar sus deficiencias, multiplican el número de acciones con tal de alcanzar sus objetivos.

Mientras que los segundos, aquellos que se dejan limitar por las barreras mentales se mantienen como observadores. Ellos se concentran en las dificultades, en los problemas y en todo aquello que no tienen.

Piensa por ejemplo en aquel amigo que dice que no tiene tiempo para arreglar la bodega. Pero que al llegar a casa invierte 1 hora al día jugando juegos en su celular. ¡Eso significa 30 horas al mes! ¿Imaginas todo lo que podría hacer en 30 horas?

O aquella colega de trabajo que insiste en que le des las correcciones del documento impresas. Ella asegura que esa es la única forma en la que ella puede corregir los documentos pero no intenta utilizar la herramienta de control de cambios de Word. ¡Eso representa toneladas de papel desperdiciado y cientos de horas extras de trabajo!

Y que tal aquel compañero de casa que es absurdamente desordenado y que te dice que no hay nada que él pueda hacer para cambiar. Aparentemente nació desordenado y no hay nada que pueda cambiar esa situación.

Pues la verdad ninguno de estos ejemplos son absolutos.

En todos estos casos las limitaciones existen únicamente debido a las barreras mentales que cada uno de ellos tiene.

[Tweet “”Tú no eres lo que piensas, pero lo que piensas, eres” Brian Tracy”]

Tú tienes el poder de tomar decisiones que te permitan alcanzar lo que desees.

Pero claro, para lograrlo necesitas más que decir que así lo deseas.

Debes en efecto hacerlo realidad.

¿Cuáles crees que eran las barreras mentales de grandes empresarios como Ford o Jobs o las de deportistas élites como Daniel Dias?

Dudo que ellos se enfocaran en aquello que no tienen, en aquello que no pueden hacer o en las dificultades que vivían.

Por el contrario,

lo que ellos tienen en común es que concentraron sus vidas en lograr lo que deseaban.

A pesar de las dificultades, derrotas o incluso malas experiencias, siguieron multiplicando las acciones necesarias para alcanzar sus metas.

Ellos no se enfocaron en todo aquello que podría llegar a salir mal sino en el camino que debían recorrer y en lo que debían hacer para obtener un resultado positivo.

Te contaré sobre un ejemplo:

No puedo cambiar versus Si quiero cambiar

“Paola” (nombre ficticio) dice que sufre de bajas energías.

En cada reunión social ella expresa su admiración en quienes realizan varias actividades paralelas. Ella dice que ella también desearía poder hacerlas pero que lastimosamente no tiene energías.

Como es de imaginarse, Paola esta fuera de forma y su rendimiento laboral es mediocre. Hace únicamente lo mínimo necesario. Porque claro, ella está frecuentemente cansada porque ‘sufre’ de bajas energías.

En este caso Paola utilizará sus bajas energías para justificar su decisión de no intentar cambiar su vida.

Por otro lado está “Luisa” (nombre ficticio). Ella también siente que tiene bajas energías y al igual que Paola, admira a quienes se mantienen continuamente activos.

Luisa toma la decisión de cambio y establece 3 acciones para ayudarse a sí misma a sentirme con más energías.

Primero lee sobre nutrición para conocer todo sobre los alimentos que la pueden ayudar a tener más energía.

Segundo, investiga qué tipo de ejercicios activan el metabolismo de mejor manera capaz de aumentar los niveles de energía.

Y finalmente decide que nunca más volverá a repetir que tiene bajas energías.

Por el contrario; repetirá constantemente que ella es una mujer activa y energética.

Luisa utiliza su dificultad de bajas energías como un motivador de cambio. Automáticamente multiplica sus acciones, investiga y establece metas cortas que acompañen al objetivo final.

Ella genera su propio cambio en lugar de limitarse a creer que no puede hacer nada.

Convence a su mente de que su problema tiene una solución y actúa para generarla.

Al final Paola seguirá hablando de su deficiencia de energía y de todas las cosas que no puede hacer a causa de ello.

Mientras que Luisa mantendrá su interés en incrementar su energía, dará consejos y será un ejemplo para quienes desean reactivar su ritmo de vida.

¿Cómo eliminar las barreras mentales?

¿Quieres alcanzar las metas que planeas?

Empieza por dejar de sabotearte a ti mismo y elimina las barreras mentales.

¿Cómo hacerlo?

Te sugiero 3 opciones

1. Concéntrate en lo que quieres alcanzar

Imagina el siguiente escenario:

Alquilaste una casa en el campo para disfrutar de un par de días de descanso. Viste las fotos y sabes que la casa es muy acogedora. Tiene grandes ventanas y en frente hay un muelle después del cual está un hermoso lago. Es exactamente lo que deseas.

¡Llega el día de disfrutar tus vacaciones!

Manejaste por horas y  llegas casi al caer la noche. Del estacionamiento a la casa hay a penas 20 metros. Tan solo debes atravesar el bosque pero la oscuridad invade el lugar.

En las fotos se veía mágico y encantador. Pero ahora que estás ahí, vez el bosque oscuro y no se ve ni amigable ni encantador.

Al final del estrecho camino se ven pequeños faroles que alumbran la casa.

Se ve tan lejano.

Si tú te concentras en aquellas luces que muestran la hermosa casa no te será difícil atravesar los 20 metros de bosque.

Pero si en lugar de mirar hacia la meta, empiezas a ver a tu alrededor solo verás las dificultades. El bosque se verá oscuro y peligroso y hasta los sonidos de la noche te paralizarán.

Esta situación ejemplifica muchas de las situaciones que vives.

Tú deseas alcanzar la meta final.

Y para lograrlo debes mantener tu enfoque en ello.

Si por el contrario, te concentras en las barreras, en lo desconocido, en el oscuro bosque; entonces el recorrido se hará mucho más difícil.

Elimina barreras mentales concentrándote en un propósito específico.

En base a éste, define pequeñas metas y déjate guiar.

Construye un plan de acción y concéntrate en tu objetivo final. Sé constante en tus acciones. Como nos dice Beatriz en su artículo de 7 claves para ser constante, la constancia diaria te permitirá alcanzar tus objetivos

2. Maneja tus emociones

Las barreras mentales generan emociones que dictan tus acciones.

Así que, que tal si en lugar de permitir que sean limitantes las usas como motivantes.

Haz que las emociones que sientes respecto a las situaciones que vives sean alertas de acción y no paralizantes.

Pongamos el ejemplo de la situación de aquel amigo que cree no poder manejar bien las computadoras. Ésta barrera mental llega a su mente frecuentemente y trae consigo emociones de miedo y frustración.

Si él identificara esas emociones como motivantes de acción buscaría una solución al problema.

Afrontaría su deficiencia de entendimiento del uso de las computadoras investigando y aprendiendo a usarlas.

Dejaría de decir que no sirve para eso y diría que está aprendiendo, expresaría sus avances y daría ejemplos de otros quienes ya superaron su mismo problema.

Y es que a las emociones se las enfrenta con acciones.

Tú eres responsable de alcanzar todo aquello que te propongas.

No son las circunstancias, la genética o tus problemas de infancia los que tienen el poder sobre el éxito o fracaso que tengas.

Son las acciones y las actitudes que tienes hacia ti y hacia el resto de personas las que definen tu día a día.

Asume la responsabilidad de tus actitudes y empieza a gobernar sobre tus emociones catalogándolas como alertas de acción.

3. Haz lo que dices

Si te propusiste hacer algo tienes que cumplirlo.

Dices que quisieras hacer ejercicio, entonces hazlo.

Deseas aprender un idioma, entonces practica.

Quieres empezar tu negocio, entonces empieza.

Sí, es fácil hablar de todas las barreras que tienes.

Es más fácil decir que no tienes tiempo, que es riesgoso, que es difícil o que nunca tuviste habilidad para eso.

Pero

¿Quieres en realidad vivir así el resto de tu vida?

¿Estas dispuesto a abandonar tus sueños convencido de que las circunstancias o el momento nunca fueron los indicados?

Espero que no.

Porque en realidad las circunstancias perfectas no llegan por si solas. Eres tú el encargado de crearlas, de aprovecharlas y de sacar lo mejor de ellas.

No lo olvides:

Si hay algo que deseas no deben existir barreras mentales que limiten tus acciones.

Todo lo contrario, actúa, concéntrate en la meta, busca soluciones, autodisciplínate y alcanza objetivos.

Ya existirán cientos de otras barreras que tendrás que superar.

Así que en lugar de darte por vencido debido a barreras mentales, actúa y mantén el enfoque en tu meta final.

Buena suerte y hasta pronto
Marie

Más recursos

Si quieres profundizar en lo que te contamos en este artículo te invito a que veas la masterclass totalmente gratuita, en la que no tienes que registrarte, para  identificar las creencias y pensamientos que juegan en contra de lo que quieres. Sé de corazón que te ayudará.

Descubre esta masterclass de Patricia Ibañez en este enlace y dale una vuelta a esos pensamientos y creencias aunque estén muy arraigados.

Reserva 60 minutos para verla con atención, si ahora no es el momento de verla recuerda agendar la masteclass en tu calendario, en caso contrario te olvidarás y no quieres que eso suceda.

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Mariela Sanchez

Mariela Sanchez

Escritora y Coach de Mujeres. A través de su página Historias para Mujeres ayuda a mujeres a recuperar su fuerza interior para afrontar y encontrar soluciones a situaciones difíciles. Información de contacto

9 comentarios

    1. Hola Malén,
      mil gracias por pasarte por aquí y comentar :-))

      Nuestras barreras mentales las hemos absorbido de nuestro entorno, experiencia… Lo buena noticia es que igual que las tenemos podemos transformarlas, ampliarlas, liberarlas… Tenemos un gran poder dentro, solo hay que estar atenta para darse cuenta de esas barreras mentales. Muchas veces no somos conscientes de que están.

      Un abrazo fuerte

    2. Hola Malén, gracias por tu comentario.
      Me alegra saber que disfrutaste del artículo y que no te dejarás vencer por ninguna barrera mental.
      Hasta pronto
      Marie

  1. que excelente articulo muchas cosas que uno ignora respecto ala barreras mentales esto me ayudo a esclarecer que uno no debe dejarse guiar ala ligera ya que las barreras mentales estan ahi y no nos permiten ver mas alla de lo que somos , capaces hay un gran poder dentro de nosotros que lo tenemos dormido. un abrazo ala distancia me gusto este articulo. hasta pronto. bendiciones

    1. Hola Julio,
      me alegra mucho que el artículo que escribió nuestra colaboradora te haya ayudado.

      Observarse a uno mismo con curiosidad e inocencia es fundamental para transformar nuestras barreras mentales.

      Un abrazo,
      Beatriz

    2. Hola Julio, muchas gracias por tu comentario. Me encanta saber que disfrutaste del artículo.
      Utiliza esta información como guía y define el cambio que deseas hacer. Empezando por lo más básico y sencillo, cambios en tu rutina diaria que te ayuden a actuar de una forma más positiva hacia ti mismo. Y así de a poquito irás estableciendo nuevos hábitos más favorables para el logro de tus metas.
      Hasta pronto
      Marie

  2. Dimensionar el tiempo que usas para cosas como jugar en tu celular te pone a pensar que si administras bien tu tiempo hay tiempo para todo lo que quieres lograr

  3. Hola!

    Lo que comentas es más común de lo que imaginas. Algunos dirán que para administrar bien tu tiempo hay que eliminar toda distracción, como lo son los juegos en tu celular, pero la actividad no es el problema como tal, sino el tiempo que dedicas a ello.
    Hay juegos que impulsan tu desarrollo mental o aprendizaje de idiomas y has juegos que ayudan a tu mente a descansar y a desconectarse. Lo importante es ser conscientes de cuales son las barreras que nos detienen y cómo podemos superarlas.
    Tus metas serán tu motivación más grande a la hora de decidir cómo administrar tu tiempo.
    Hasta pronto
    Marie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *