El doble poder de la inmediatez

La inmediatez

¿Has sentido alguna vez en tu propia piel la velocidad del día a día? Ir deprisa no significa ni llegar antes ni llegar al lugar adecuado.

Vivimos tiempos de revolución y cambios voraces. Tecnología, exceso de información… Todo parece creado para devorar nuestro tiempo aquí.

Corre, no pares, el tiempo pasa deprisa… colecciona momentos, sueños, ilusiones… Corre, corre, no pares… hoy no volverá.

Ante las infinitas posibilidades que tenemos delante elegimos dar respuesta inmediata a lo que acontece.

Muchos de nosotros somos inquietos y curiosos. Creemos y confíamos en el poder de la inmediatez.

El trabajo bien hecho y de forma inmediata nos produce una gratificación instantánea. Como el café 😉

Un curso de Tasking Coaching y las personas con las que allí he compartido han sido la inspiración de este post.

Se ha despertado en mi la curiosidad del poder de la inmediatez. Con sus dos caras de la misma moneda. La inmediatez es un arma de doble filo bien afilada.

Aprender a usarla bien es la clave. Así que allá vamos.

Productividad personal y GTD

Como casi seguro que todos sabréis GTD es un método de productividad personal que te permite organizar, planificar y ejecutar tareas de forma productiva en tu vida.

De forma productiva quiere decir conseguir lo quieres con un uso óptimo de tus recursos. Y de todos esos recursos creo que hay uno primordial y que mueve a los demás: TU ENERGÍA.

Lo novedoso de este sistema es que tiene en cuenta que todo cambia a menudo y , que en muchos casos, no resulta evidente las próximas acciones a realizar. Así que priorizar es casi imposible.

Se centra en tareas o acciones. La clave está aquí. En identificar claramente que son las tareas.

Las tareas en el método GTD son acciones físicas específicas que tienen un inicio y un final bien definido.

Son acciones que el cerebro almacena como sencillas, rápidas de ejecutar y claras. La recompensa de hacerlas es muy reconfortante.

Las acciones serían algo así como los átomos que componen la materia. Los átomos a su vez forman moléculas (que serían los proyectos en GTD) y las moléculas son las al enlazarse dan lugar a la forma.

Continuando con el símil se me ocurre que una serie de proyectos enlazados podrían dar lugar a una célula, que serían nuestros objetivos cumplidos.

Un montón de células enlazadas son las que pueden crear un ser vivo tan complejo y maravilloso como el cuerpo humano. Así que un montón de objetivos cumplidos enlazados entre sí pueden hacer realidad tus sueños.

Productividad personal e inmediatez

Nos guste más o menos vivimos el tiempo de la inmediatez y el cambio. Como todo, esto podemos percibirlo para perjudicarnos o para apoyarnos.

El método de David Allen, GTD, propone que cualquier nueva tarea que pueda ser completada en menos de dos minutos debería ser hecha inmediatamente.

Dar respuesta a las necesidades inmediatas, que además nos resulta gratificante, puede hacer que perdamos el foco y procastinemos lo importante después de todo.

El foco mal direccionado puede generarnos frustración porque no llegamos al lugar deseado.

Esto me recuerda al experimento Marshmallow que se hizo con niños donde se les ofrecía un caramelo. Si lo cogían inmediatamente ya no obtendrían más, sin embargo, si esperaban diez minutos se les entregaría uno más. Tendrían dos.

[sr_video] [/sr_video]

Así que considero fundamental saber manejar nuestros estados emocionales y conocernos muy bien para no caer en la tentación de coger el caramelo antes de hora.

La inmediatez tiene las dos caras de la moneda. Inmediatez sí, pero no siempre.

La clave

Para mí la clave está en saber que tareas o acciones inmediatas son las importantes y las que te conducen de forma más eficiente a lo que deseas.

Esto requiere de tiempos planificados en los que parar la máquina de hacer y conectar la máquina de pensar y sentir.

Pilares de la productividad personal: perspectiva y manejo

La productividad personal tiene que estar dirigida por la perspectiva. Todo lo que haces y no haces debe estar enfocado en una dirección.

Esa dirección son tus intenciones de vida. Además necesitas enlazar esas intenciones con tus metas y objetivos. Aquí puedes profundizar más sobre esto.

Además si te suscribes 😉 conseguirás un ebook sobre cómo hacer realidad tus sueños teniendo en cuenta lo que te estoy diciendo.

Para poder manejar todas las acciones que van dando forma a tus objetivos con el menor consumo posible de energía, necesitas tener implantada en tu vida una metodología.

Esta metodología tiene que dar respuesta a las necesidades del proceso:

  • Recopilar
  • Procesar
  • Organizar
  • Revisar
  • Hacer

Algunos autores en lugar de manejo usan la palabra control. Para mí esa palabra tiene connotaciones negativas. Así que prefiero usar manejo.

¿Por dónde empiezo?

Estoy realizando un curso de productividad personal con Jeroen Sangers del blog el canasto.

Del curso me ha gustado mucho el cuadrante perspectiva vs control (manejo para mí 😉 )

productividad-personal-pilares

Evaluando como estas en cada eje puedes hacerte una idea de que cosas necesitas añadir a tu vida para mejorar tu productividad personal.

Si tienes que elegir por dónde empezar Jeroen recomienda empezar por el control. Estoy de acuerdo con él.

El control es la base sobre la que va a desplegar la perspectiva (tu dirección de vida).

Si pensamos en una semilla (que podría ser un objetivo) para que pueda dar un buen fruto necesita enraizar en una buena tierra abonada.

La tierra sería tu sistema de control de la productividad.

Empezar por centrarte en la perspectiva, tus intenciones, añade más semillas a una tierra que es poco fértil, así que el fruto, el resultado, seguramente, no es de tan buena calidad.

La productividad no es un accidente. Siempre es el resultado de un compromiso con la excelencia, planificación inteligente y esfuerzo concentrado

Paul J. Meyer

En resumen lo que recomiendo es:

  1. Parar e implantar un sistema de productividad en tu vida.
  2. Introducir el concepto tarea o acción a nuestra vida. Extrae todas las acciones que necesitas hacer para que los proyectos que llevas entre manos acaben realizados.
  3. Define las acciones como finalizadas. Para tu cerebro funcionan mejor.
  4. Una vez tengas el sistema probado es interesante enlazar los proyectos con las intenciones o viceversa.
  5. El sistema de productividad personal es dinámico y tiene que redefinirse para mejorarse y adaptarse a las nuevas necesidades.

Cualquier duda o idea que tengas sobre la relación entre productividad personal e inmediatez te invito a dejar un comentario y mantener una conversación 🙂

Si te ha gustado comparte ¡Gracias!

Autora: Beatriz Blasco

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Ingeniera, Coach ejecutiva y personal. Experta en productividad personal, desarrollo de liderazgo y comunicación. Me apasiona acompañar a las personas en el proceso de descubrimiento personal y potenciar sus talentos. Curiosa, inquieta y creativa. Una exploradora nata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable » Beatriz Blasco Ginés
  • Finalidad » gestionar los comentarios.
  • Legitimación » tu consentimiento.
  • Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Soluciones Corporativas IP, S.L (Don Dominio (proveedor de hosting de beatrizblasco.com) dentro de la UE. Ver su política de privacidad.
  • Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.