Un primer paso para ser más productivo: Pacificar

Pacificar tu vida para ser más productivo.

Te preguntas qué quiere decir pacificar tu vida.

Y lo más importante cómo puedes hacerlo. Sigue leyendo para descubrir las claves que te doy.

Pacificar para ser más productivo es simplificar los innecesarios que tienes en estos momentos en tu vida y encontrar tu equilibrio entre los cuatro planos en los que experimentamos: físico, emocional, mental y espiritual.

Cuando hablo de innecesarios me refiero tanto a nivel físico y a nivel mental (pensamientos, formas de pensar… tu mentalidad).

Estas rodeado de distracciones. ¿Sientes que tienes tantas posibilidades que no sabes dónde poner tu atención? O por el contrario, ¿sientes la monotonía de hacer cada día lo mismo y que no tienes posibilidades?

En cualquiera de las situaciones necesitas empezar a pacificar tu vida para preparar la tierra en la que sembrarás tus intenciones.

un-primer-paso-para-ser-mas-productivo

Antes de saber qué quieres plantar tienes que tener el terreno y la tierra preparada. En eso consiste este primer paso para ser más productivo: pacificar.

¿Te has leído el libro “La buena suerte” de Alex Rovira? En él el caballero que logro el desafío de encontrar el trébol de cuatro hojas empezó preparando la tierra. Esta es la tercera regla de la buena suerte:

si ahora no tienes buena suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre, para que la buena suerte llegue es conveniente crear nuevas circunstancias.

Lo que es dentro es fuera

Y lo que es fuera es dentro.

Esto quiere decir que si percibes en tu entorno orden y casos, en tu mente también hay.

Así que poner orden en tu entorno te ayuda a poner orden en tu mente.

Simplificar tu vida de objetos y quedarte con lo necesario también te facilita tomar decisiones y mejorar tu productividad. ¿No te lo crees?

Como curiosidad, ¿sabes qué hábito tenía Steve Jobs y también lo tiene Mark Zuckerberg?

Tener varios pantalones y camisas iguales para simplificar sus decisiones acerca de qué ropa ponerse cada día. Así se puede dedicar la energía a otras decisiones más importantes.

Tener un entorno sencillo te ayuda a tener tu mente más despejada, a tener menos distracciones y algo importante: a poner el foco en lo que verdaderamente es importante para ti.

Cuando hablo de objetos físicos no me refiero solo a todo lo que tienes sobre tu mesa de trabajo o tus papeles, sino también a:

  • los iconos que tienes el escritorio del ordenador.
  • Todos los archivos que guardas por ahí.
  • Los miles de enlaces de internet que archivas en tres o cuatro sitios diferentes.
  •  …

¿Eres consciente de toda la energía que inviertes buscando lo que necesitas? Seguro que te ha pasado más de una vez que no encuentras lo que buscas.

Claves y trucos

Si verdaderamente quieres ser productivo y obtener resultados plantéate muy seriamente poner orden antes de implantar estrategias y herramientas. Externa e internamente.

Te lo digo profundamente convencida.

Por mi propia experiencia y por la experiencia de las personas a las que he acompañado, para ser más productivo y vivir más feliz y sin estrés, este es un primer paso fundamental.

un-primer-paso-para-ser-mas-productivo1

La clave principal para reducir “cosas”: observa qué emoción y qué pensamientos hay detrás del desorden y de guardar cosas (enlaces de internet, papeles, archivos, bolígrafos…)

La emoción que hay detrás suele ser el miedo (miedo a no tener, miedo a no encontrar lo que necesitas en un momento dado, miedo a no ser suficiente…)

También acumulas cosas varias de todo tipo por la falta de toma de decisiones. Por no parar a pensar qué significan las cosas para ti.

Una vez eres consciente de la emoción puedes transformarla, liberarla y tomar decisiones.

No eres lo que tienes. Lo que necesitas en un momento dado llega. Esto nos da para unos cuantos artículos más, pero piénsalo. ¿Qué te impulsa a guardarlo todo?

Pasos que puedes dar:

  • Haz una lista de los 15 lugares donde te gustaría tener orden, limpieza y organización. Tu escritorio, un cajón, el bote de los lápices, un armario, el escritorio de tu ordenador, en las libretas de evernote…
  • Elige cada día uno para dedicarle unos 15 minutos y ponerlo en orden.
  • Compromete contigo mismo a hacerlo un día determinado. No lo dejes pasar.
  • Te dejo este artículo con las preguntas que puedes hacerte para que te sea más sencillo hacer el proceso.

Tus formas de pensar innecesarias

Si crees que eres desorganizado, que siempre lo has sido y no hay nada que hacer: ¿crees que puede cambiar algo teniendo esa creencia?

[Tweet “Lo cierto es que Henry Ford dio en el clavo cuando afirmo aquello de tanto si crees que puedes como si crees que no puedes estás en lo cierto. @beatrizblasco”]

Te sugiero tomar conciencia de todas esas formas de pensar que te están limitando en este momento y no te permiten experimentar la eficacia y la eficiencia.

¿Cuáles son tus creencias respecto el tiempo?

Si percibes el tiempo como algo externo a ti y que no puedes hacer nada con él te estás quedando sin poder.

[Tweet “Eres tú el que hace posible las experiencias que vives. Y tus experiencias dan forma al tiempo”]

Eres tú el que maneja tu estado para estar tranquilo mientras trabajas en vez de estar en tensión y sentirte frustrado.

¿Tienes los típicos pensamientos de: no he hecho nada, tengo que hacerlo todo…?

Esas formas de pensar no te ayudan.

Siempre hacemos algo aun cuando creemos que no hacemos nada. Es más eficiente en este caso decirte: he hecho cosas que no me aportan o que no quería hacer o tareas dispersas, ¿qué puedo hacer para cambiarlo?

Esta honestidad contigo mismo te ayudará a tomar conciencia de qué tienes que cambiar o mejorar de ti.

Pensar que tienes que hacerlo todo ya te está consumiendo energía. Tu cerebro y tu cuerpo saben de buena tinta que eso no es posible. Así que deja de querer hacerlo todo.

Hay que elegir qué cosas haces y qué cosas se quedan sin hacer. Para eso hay que pensar. Es decir, dedicar un tiempo a tomar decisiones.

Normalmente nos cuesta pensar con sentido. Pararnos a reflexionar.

Pensar pensamos mucho, pero sin orden ni concierto. Sin foco.

Empieza la mañana siendo proactivo y decide donde pondrás tu foco principalmente en los espacios de tiempo que tengas entre los compromisos.

Tienes un gran poder: cambiar las formas de pensar que no te ayudan y empezar a experimentar situaciones que te demuestran que puedes vivir sin estrés.

Si quieres profundizar en desarrollar tu mentalidad productiva te dejo este enlace para que conozcas el programa de mentalidad productiva que ha diseñado.

Si te dejas llevar por la inercia del día a día no conseguirás PACIFICAR tu mente y tu vida.

Recuerda dedicarte un espacio de tiempo a ti mismo para reflexionar, poner orden y cuidarte.

PD Pronto verá la luz un libro que he escrito donde profundizo mucho más sobre este primer paso y los otros pasos de la productividad personal consciente para sentirte plenamente efectivo y eficiente. Estoy muy contenta, te mantendré informado.

Puedes compartirlo en las RRSS para expandir el mensaje. ¡Gracias!

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Beatriz Blasco

Beatriz Blasco

Mentora de negocios conscientes y con alma. Creadora del método Productividad Consciente. Ayudo a emprendedores y profesionales a elevar su productividad y su negocio para que generen riqueza, vivan una vida con impacto y alineada con su esencia. Todo ello a través del cambio de mentalidad y la aplicación de estrategias prácticas.

2 comentarios

  1. En esto es importante conocer al personal, no siempre todo es como nosotros pensamos. Además considere que diferentes personas en diferentes empresas, organizaciones o situaciones… tienen diferentes objetivos, sus actividades de alta rentabilidad serán diferentes.

    Este enfoque de sentido común en el trabajador lo libera para el trabajo productivo en puntos de alta prioridad. Anticipando el riesgo incluso puede alimentar su entusiasmo y motivación para superar y vencer.

    1. Hola Juan, gracias por pasarte y comentar.
      Es cierto que cada situación puede ser diferente y tener sus matices únicos.
      En mi opinión lo más importante es el autoconocimiento y la automotivación. Para desarrollar la efectividad personal hay un primer paso que es la reflexión de saber donde se encuentra uno y que tiene que dejar atrás para poder desplegar la efectividad personal.
      En las organizaciones suele fallar la autonomía. No se facilita el desarrollo propio de cada individuo para que pueda ofrecer su mayor contribución al sistema y la organización.
      Saludos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *